Actualizado 05/04/2020 6:49:09 +00:00 CET

Covid-19 y cáncer: cómo afecta y cómo hay que actuar

Persona con mascarilla. Coronavirus.
Persona con mascarilla. Coronavirus. - LEMANNA - Archivo

   Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 5 Abr. (EDIZIONES) -

   Las personas con cáncer forman parte de los grupos vulnerables y de mayor riesgo en esta pandemia de Covid-19. Aunque por el momento hay pocos datos sobre la infección en estos pacientes, los que ya se tienen sugieren un mayor riesgo de complicaciones en pacientes en tratamiento, sobre todo si han recibido quimioterapia o se han realizado cirugías oncológicas en el mes previo a contraer la infección.

   "No obstante, los estudios han incluido a un número pequeño de pacientes y la información clínica disponible es limitada como para extraer conclusiones definitivas", asegura en su documento de recomendaciones frente al Covid-19 la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

   En esta misma línea trabaja el subdirector médico de GenesisCare España y oncólogo radioterápico el doctor Vladimir Suárez, quien manifiesta en una entrevista con Infosalus que la infección por el nuevo coronavirus Sars-Cov-2 está siendo "especialmente dura" para la población vulnerable.

    "En el caso de pacientes con cáncer son más vulnerables ante esta infección por la inmunosupresión que le confieren los tratamientos sistémicos, como la inmunoterapia, o la quimioterapia. La evidencia científica que hay que es poca, de China y de Italia, y se basa en que el estado de inmunosupresión en estos pacientes puede favorecer la infección y hacerla más severa", subraya el también coordinador nacional de Oncología Radioterápica en GenesisCare.

   En esta línea, la SEOM explica que, aunque cada esquema de tratamiento tiene un riesgo distinto de inmunosupresión, las quimioterapias, sobre todo cuando se usan en combinación, son las que se asocian con un mayor riesgo.

   Entre los tratamientos de diana, según apunta la sociedad científica española, los inhibidores de ciclinas, utilizados en el tratamiento del cáncer de mama avanzado, también se asocian con un riesgo significativo de inmunosupresión; aunque ésta suele ser de menor duración que con la quimioterapia, según puntualiza.

   A su vez, menciona que otros tratamientos orales pueden implicar un cierto grado de inmunosupresión, como es el caso del 'everolimus'. "En todos los casos, ha de hacerse una evaluación individualizada de riesgos y beneficios, ajustada a cada paciente", remarca la Sociedad Española de Oncología Médica.

¿SE DEBEN CONTINUAR LOS TRATAMIENTOS?

   Por eso, y ante la duda de si se deben continuar los tratamientos durante esta pandemia, el doctor Suárez destaca que siempre hay que individualizar cada caso, valorando los riesgos-beneficios de continuar con el tratamiento. "Hay que tratar a todos los pacientes oncológicos en la medida de que su seguridad esté salvaguardada", agrega.

   Además, el oncólogo mantiene que se han tomado medidas en muchos centros reduciendo el flujo de gente en las unidades de tratamiento, haciendo revisiones vía telefónica siempre que sea posible, a la vez que se está intentando minimizar los procedimientos y visitas hospitalarias, y manteniendo los imprescindibles o prioritarios.

   Por eso, el doctor Suárez resalta que el objetivo es reforzar los comités multidisciplinares virtualmente y valorar cada caso, de forma que no se escape ningún paciente que se pueda curar. "Se valoran otras opciones que no sean la cirugía, porque a día de hoy no hay UCIS ni quirófanos. La idea es usar otras herramientas, según qué pacientes, como la radioterapia, que en la mayor parte de casos no hace un detrimento del sistema inmune", agrega.

   Según concreta, el tratamiento oncológico consta de un trípode: Por un lado la radioterapia; en otro se encontrarían la quimioterapia y las terapias dirigidas, las inmunoterapias; así como la cirugía. Debido a la pandemia y a la crisis sanitaria surgida, según lamenta, se han frenado por ejemplo las labores de las áreas quirúrgicas, o bien "pacientes potencialmente curables no están siendo diagnosticados".

   En este punto, la SEOM indica que esta situación de pandemia hace que se seleccionen de manera "muy cuidadosa" los tratamientos que se administran, sopesando bien los riesgos y potenciales beneficios esperados de la administración del tratamiento oncológico.

   En algunos casos dice que es necesario iniciarlos o continuarlos, a pesar del riesgo de infección COVID-19, si bien en estos casos señala que el oncólogo intentará reducir al máximo el riesgo de inmunosupresión, ajustando los esquemas de tratamiento o ayudándose con tratamiento de soporte, así como extremando las medidas de aislamiento social e higiene.

   "En algunos casos, podrán modificarse las frecuencias de algunos tratamientos de soporte y es posible que algunos tratamientos se suspendan temporalmente o cambien su agenda de hospital de día con el fin de minimizar riesgos", sostiene la SEOM.

¿NUEVOS PROTOCOLOS PARA LOS PACIENTES?

   Con todo ello, desde la SEOM recuerdan que los pacientes con cáncer deben seguir las medidas preventivas establecidas: Minimizar las salidas de casa, la exposición social y, cuando deba hacerse, higiene de manos frecuente; usar pañuelos desechables y tirarlos tras su uso; limpieza frecuente de superficies de contacto; evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca o al toser y estornudar; cubrirse la boca y nariz con el codo flexionado; o el evitar compartir comida y utensilios de cocina sin una limpieza adecuada.

   Además, subraya que los pacientes oncológicos deben evitar el contacto con enfermos y el consumo de tabaco y de alcohol. Respecto al uso de mascarillas, no se recomienda el uso de mascarillas en población sana, ya que su función es prevenir la transmisión del virus en aquellas personas enfermas. "Los profesionales sanitarios indicarán el uso en aquellas personas que lo consideren necesario", apostilla.

   Si la presencia de síntomas sucede en el domicilio, se procederá de la misma forma que con la población general, de forma que si la sintomatología es leve se recomienda el control domiciliario; en caso de fiebre y de clínica respiratoria persistente o de sensación de ahogo, el paciente deberá llamar al teléfono fijado para el coronavirus en cada comunidad autónoma.

   Por otro lado, la Sociedad Española de Oncología Médica mantiene que el oncólogo valorará cada situación, y si iniciar o continuar el tratamiento oncológico considerando el beneficio frente al riesgo asociado a la posibilidad de contagio por el SARS-CoV-2 y sus potenciales consecuencias.

Para leer más