Publicado 05/07/2021 11:41CET

Consiguen reducir en un 30% la gravedad de la apnea del sueño

Uno de los líderes del trabajo, Danny Eckert, con un paciente con apnea del sueño
Uno de los líderes del trabajo, Danny Eckert, con un paciente con apnea del sueño - THE HOSPITAL RESEARCH FOUNDATION, SOUTH AUSTRALIA

   MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores australianos han logrado reutilizar dos medicamentos ya aprobados para reducir la gravedad de la apnea del sueño en las personas en al menos un 30 por ciento.

   La apnea del sueño, que afecta a millones de personas en todo el mundo, es una afección en la que las vías respiratorias superiores, que van desde la parte posterior de la nariz hasta la garganta, se cierran repetidamente durante el sueño, lo que restringe la entrada de oxígeno y hace que las personas se despierten hasta 100 veces o más por hora.

   Las personas con apnea del sueño no tratada son más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares, demencia y depresión, y tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de chocar con un coche que la población general. A pesar de los casi treinta años de investigación, no existen tratamientos farmacológicos aprobados para tratar esta enfermedad.

   Investigaciones anteriores demostraron que dos clases de medicamentos, la reboxetina y el butilbromuro, eran capaces de mantener los músculos activos durante el sueño en personas sin apnea del sueño, y ayudar a su capacidad de respirar.

   Mediante la readaptación de los medicamentos, estos investigadores de la Universidad de Flinders utilizaron una multitud de instrumentos de registro para medir si la reboxetina y la butilbromida podían dirigirse con éxito a las principales causas de la apnea del sueño.

   Esto incluía equilibrar la actividad eléctrica de los músculos que rodean las vías respiratorias, evitar que la garganta se colapse mientras se duerme y mejorar la regulación del dióxido de carbono y la respiración durante el sueño.

   Los resultados del estudio, publicados en la revista científica 'Journal of Physiology', demostraron que estos medicamentos aumentaron la actividad muscular en torno a las vías respiratorias de los participantes y redujeron la gravedad de la apnea del sueño en hasta un tercio.

   "Casi todas las personas que estudiamos experimentaron una cierta mejora de la apnea del sueño. El consumo de oxígeno de las personas mejoró, su número de paradas respiratorias fue un tercio o más menor. Estábamos encantados porque las opciones actuales de tratamiento para las personas con apnea del sueño son limitadas y pueden ser un camino doloroso para muchos", comenta uno de los líderes del trabajo, Danny Eckert.

   Estos nuevos hallazgos permiten a los investigadores seguir perfeccionando este tipo de medicamentos para que tengan un beneficio aún mayor del que se ha encontrado actualmente. "A continuación, estudiaremos los efectos de estos medicamentos y otros similares a largo plazo. Evaluaremos si podemos aprovechar los beneficios de un fármaco sin necesidad de utilizar los dos. Igualmente, comprobaremos si estos tratamientos pueden combinarse con otros medicamentos ya existentes para ver si podemos mejorar aún más su eficacia", remacha Eckert.

   Hasta ahora, la principal terapia para la apnea del sueño consiste en llevar una máscara, o terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP). Sin embargo, a muchas personas les resulta incómoda y a la mitad de las que la prueban les cuesta tolerarla. Además, la eficacia de las terapias de segunda línea, como los protectores bucales colocados por los dentistas, puede ser imprevisible y costosa.

Contador