Consiguen detectar con un simple análisis de sangre el daño de Alzheimer antes de los síntomas

Publicado 22/01/2019 8:03:32CET
Analisis de sangre
GETTY - Archivo

   MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un simple análisis de sangre detecta de manera fiable signos de daño cerebral en personas que se encuentran en el camino para desarrollar la enfermedad de Alzheimer, incluso antes de que muestren signos de confusión y pérdida de memoria, según un estudio reciente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, y el Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas en Alemania.

   Los hallazgos, publicados este lunes en 'Nature Medicine', pueden aplicarse algún día para identificar de forma rápida y económica el daño cerebral no solo en personas con enfermedad de Alzheimer, sino con otras afecciones neurodegenerativas como esclerosis múltiple, lesión cerebral traumática o accidente cerebrovascular.

   "Esto es algo que sería fácil de incorporar en una prueba de detección en una clínica de neurología", afirma uno de los autores del estudio, Brian Gordon, profesor asistente de Radiología en el Instituto de Radiología Mallinckrodt de la Universidad de Washington, Estados Unidos. "Lo validamos en personas con la enfermedad de Alzheimer porque sabemos que sus cerebros sufren mucha neurodegeneración, pero este marcador no es específico para la enfermedad de Alzheimer. Los niveles altos pueden ser un signo de muchas enfermedades y lesiones neurológicas diferentes".

   La prueba detecta la cadena ligera de neurofilamentos, una proteína estructural que forma parte del esqueleto interno de las neuronas. Cuando las neuronas cerebrales se dañan o mueren, la proteína se filtra hacia el líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal y, desde allí, al torrente sanguíneo.

   Se ha demostrado que hallar altos niveles de proteína en el líquido cefalorraquídeo de una persona proporciona pruebas sólidas de que algunas de sus células cerebrales se han dañado. Pero obtener líquido cefalorraquídeo requiere una punción lumbar, a la que muchas personas se resisten a someterse. El autor principal Mathias Jucker, profesor de Neurología Celular en el Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas en Tübingen, junto con Gordon y sus colegas de todo el mundo, estudiaron si los niveles de la proteína en la sangre también reflejan daño neurológico.

   Se dirigieron a un grupo de familias con variantes genéticas raras que causan la enfermedad de Alzheimer a una edad temprana, generalmente en los años 50, 40 o incluso 30 años de una persona. Las familias forman la población de estudio de la Red de Alzheimer de Herencia Dominante (DIAN, por sus siglas en inglés), un consorcio internacional liderado por la Universidad de Washington que está investigando las raíces de la enfermedad de Alzheimer.

Un padre con tal mutación tiene un 50 por ciento de probabilidad de transmitir el error genético a un niño, y cualquier niño que herede una variante tiene casi la garantía de desarrollar síntomas de demencia cerca de la misma edad que su padre. Esta línea de tiempo brinda a los científicos la oportunidad de estudiar qué sucede en el cerebro en los años previos a la aparición de los síntomas cognitivos.

   Los investigadores estudiaron a más de 400 personas que participaron en el estudio DIAN, 247 que tienen una variante genética de inicio temprano y 162 de sus familiares no afectados. Cada participante había visitado previamente una clínica DIAN para donar sangre, someterse a exámenes cerebrales y completar pruebas cognitivas. Aproximadamente, se había evaluado a la mitad más de una vez, generalmente con una diferencia de dos a tres años.

UN POSIBLE BIOMARCADOR PRECLÍNICO

   En aquellos con la variante genética defectuosa, los niveles de proteína fueron más altos al inicio y aumentaron con el tiempo. En contraste, los niveles de proteína fueron bajos y en gran medida estables en personas con la forma saludable del gen. Esta diferencia fue detectable 16 años antes de la aparición de síntomas cognitivos.

   Además, cuando los científicos observaron las exploraciones cerebrales de los participantes, descubrieron que la rapidez con la que aumentaban los niveles de proteínas seguía a la velocidad con la que el precúneo, una parte del cerebro involucrado en la memoria, disminuía y disminuía.

   "Dieciséis años antes de que aparezcan los síntomas es realmente muy temprano en el proceso de la enfermedad, pero pudimos ver diferencias incluso entonces --dice la estudiante graduada de la Universidad de Washington, Stephanie Schultz, una de las co-primeras autoras del artículo--. Este podría ser un buen biomarcador preclínico para identificar a aquellos que desarrollarán síntomas clínicos".

   Para averiguar si los niveles de proteína en la sangre podrían usarse para predecir el deterioro cognitivo, los investigadores recopilaron datos sobre 39 personas con variantes causantes de enfermedades cuando volvieron a la clínica un promedio de dos años después de su última visita.

   Los participantes se sometieron a escáneres cerebrales y dos pruebas cognitivas: el Mini-Mental State Exam y la prueba de memoria lógica. Los investigadores descubrieron que las personas cuyos niveles de proteína en la sangre habían aumentado previamente rápidamente presentaban más probabilidades de mostrar signos de atrofia cerebral y disminución de las capacidades cognitivas cuando volvían a visitar la clínica.

   "Será importante confirmar nuestros hallazgos en la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío y definir el periodo de tiempo durante el cual deben evaluarse los cambios de neurofilamento para una predicción clínica óptima", afirma Jucker, director del estudio DIAN en Alemania.

   Todo tipo de daño neurológico puede causar que la cadena ligera de neurofilamento se desparrame desde las neuronas hacia la sangre. Los niveles de proteína son altos en personas con demencia de cuerpos de Lewy y enfermedad de Huntington; aumentan dramáticamente en personas con esclerosis múltiple durante un brote y en jugadores de fútbol inmediatamente después de un golpe en la cabeza.

Está disponible un kit comercial muy similar al utilizado por los autores para analizar los niveles de proteínas en la sangre, pero la FDA (la agencia estadounidense del medicamento) no lo ha aprobado para diagnosticar o predecir el riesgo de daño cerebral de una persona.

   Antes de que pueda usarse una prueba de este tipo para pacientes individuales con Alzheimer o cualquier otra afección neurodegenerativa, los investigadores deberán determinar cuánta proteína en la sangre es demasiado alta y cómo de rápido pueden aumentar los niveles de proteína antes de que se convierta en un motivo de preocupación.

   "Pude ver que esto se usa en la clínica en unos pocos años para identificar signos de daño cerebral en pacientes individuales", dice Gordon, quien también es profesor asistente de Ciencias Psicológicas y Cerebrales. "No estamos en el punto en que podemos decirle a la gente: 'en cinco años tendrás demencia'. Estamos trabajando para conseguirlo".

Para leer más