Publicado 28/04/2020 11:26CET

Consejos para evitar lesionarse (y el contagio) al volver a correr tras el confinamiento

612392982 Senior couple with dog running in green sunny nature
612392982 Senior couple with dog running in green sunny nature - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HALFPOINT - Archivo

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios de Podólogos ha ofrecido una serie de recomendaciones para quienes retomen la práctica del 'running' después de casi dos meses por el confinamiento. Así, aconsejan un perímetro de seguridad de 10 metros con otros corredores y no intentar reiniciar la práctica deportiva en el punto en el que se dejó, sino ir progresando adecuadamente.

Los podólogos señalan que después de casi dos meses sin correr, el inicio de esta actividad debe realizarse "con la mayor precaución posible para evitar lesiones". "Una lesión ahora tiene una consecuencia doble: para el que la sufre y para un sistema sanitario con otras prioridades", indican en un comunicado, en el que informan de que han detectado un aumento de consultas telemáticas sobre lesiones deportivas, como consecuencia de la práctica deportiva doméstica.

"Es importante no retomar la práctica deportiva en la calle sin el asesoramiento de un profesional. No se debe hacer de forma brusca o con calzado inadecuado. Debe producirse una vuelta progresiva e individualizada a los entrenamientos, sin pretender reanudar la carrera en el mismo estado de forma que se había alcanzado antes de que decretase el estado de alarma por el Covid-19. Es la clave para no encontrarse con sorpresas desagradables", argumentan.

Especialmente, insisten en que los corredores principiantes antes del confinamiento deben tener claro que no deben comenzar por el nivel ni la distancia que realizaban antes de la cuarentena. "Deben comenzar por debajo de esos parámetros e ir aumentando progresivamente en función de la recuperación del tono muscular", añaden.

"Esto es aplicable incluso si en casa se ha entrenado con ejercicios como sentadillas, saltos o zancadas, por ejemplo. Aunque se haya estado haciendo entrenamiento alternativo en casa, con lo que se ha conservado la capacidad aeróbica, las estructuras que se han estado entrenado son distintas a las que se usan para correr. Hay que concederse un tiempo para adaptar los tendones y músculos para volver a correr", reiteran.

En el caso de los profesionales o de aquellos aficionados de más nivel, este inicio de actividad, o pretemporada, afirman que deberá ser, al menos, de un mes, y con no más de tres días a la semana de entreno, intercalados con días de descanso. "Este último es una pieza fundamental para evitar lesiones", agregan.

Si se ha ganado o perdido peso durante el confinamiento, dice que hay que "darse más tiempo". "En caso de sobrepeso, se somete a las articulaciones y músculos a una mayor carga. En el caso de haber bajado de peso, es probable que se haya perdido masa muscular, por lo que se debería empezar a correr de manera suave e ir aumentando progresivamente", concluyen.