Publicado 01/02/2021 08:05CET

Confirman los beneficios de escuchar música tras una cirugía cardíaca

Mujer mayor escuchando música.
Mujer mayor escuchando música. - GETTY - Archivo

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Escuchar música está relacionado con una reducción significativa de la ansiedad y el dolor después de una cirugía cardíaca mayor, según un análisis de datos combinados de la evidencia disponible, publicado en la revista en línea 'Open Heart'.

Dado que la música no tiene riesgos ni efectos secundarios conocidos, a diferencia de los medicamentos, pero puede influir en los resultados de salud, los médicos deberían considerarla para los pacientes programados para una cirugía cardíaca mayor, sugieren la autora de la investigación, Ellaha Kakar, del Departamento de Cirugía y Neurociencia del Erasmus Medical Center, de Rotterdam (Países Bajos), y su equipo.

Los pacientes de cirugía cardíaca suelen estar ansiosos antes del procedimiento y, a menudo, experimentan dolor severo después, a pesar de que se les administran sedantes y un fuerte alivio del dolor. Un período posoperatorio en cuidados intensivos los expone a factores estresantes que se sabe que aumentan la ansiedad y el dolor, como el ruido, el insomnio y la ventilación mecánica. Estos, a su vez, también pueden aumentar la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de medicación adicional.

Investigaciones anteriores han indicado que escuchar música en el momento de cualquier cirugía puede ayudar a calmar la ansiedad de los pacientes y aliviar su dolor.

Para ver si la música también podría ayudar a los pacientes sometidos a una cirugía cardíaca mayor y reducir la duración de la estancia en el hospital y la necesidad de medicamentos y ventilación mecánica, etc., los investigadores buscaron en cinco bases de datos electrónicas en busca de ensayos clínicos relevantes, publicados en inglés hasta octubre de 2019.

Revisaron los resultados de 20 estudios, que involucraron a 1.169 pacientes, y combinaron los datos de 16, que involucraron a 987 pacientes. La mayoría (90%) de los procedimientos en los estudios incluidos fueron predominantemente injertos de derivación de arterias coronarias o reemplazo de válvulas.

Se utilizaron escalas y sistemas de puntuación validados para medir la ansiedad y el dolor: Inventario de ansiedad de rasgos del estado; Escala analógica visual; Escala de calificación numérica; y la escala hospitalaria de ansiedad y depresión.

El tipo de música generalmente se describió como relajante y libre de ritmos fuertes y percusión (60%), y se proporcionó principalmente a través de auriculares (70%). Los pacientes eligieron su música preferida de listas preseleccionadas (40%), listas seleccionadas por el investigador (35%) u optaron por sus propias listas de reproducción (15%).

Las sesiones de música se repitieron varias veces en un día o durante varios días, o una vez al día durante varios días. En 14 estudios, la música se proporcionó solo después de la cirugía; en cinco, se proporcionó antes, durante y después del procedimiento.

Los pacientes de los grupos de comparación recibieron un descanso programado (8 estudios), atención estándar (6), auriculares / audífonos sin música (4), ejercicios de respiración (1) o una cinta en blanco durante la cirugía combinada con la atención estándar posterior (1).

El análisis de datos agrupados mostró que escuchar música redujo significativamente la ansiedad y el dolor después de una cirugía cardíaca mayor.

La primera sesión de música posoperatoria se asoció con la reducción equivalente de 4 puntos en el StateTrait Anxiety Inventory y de 1,05 puntos en la Escala Visual Analógica / Escala de Calificación Numérica para la ansiedad. Y se asoció con una reducción de 1,26 puntos en la Escala Visual Analógica / Escala de Calificación Numérica para el dolor.

Pero el efecto sobre el dolor no se observó cuando los investigadores combinaron los datos de los estudios que proporcionaban música antes de la cirugía únicamente, o los que ofrecen una combinación de períodos de tiempo. Sin embargo, solo unos pocos estudios adoptaron este enfoque, dicen los investigadores.

Varios días de escuchar música también redujeron la ansiedad hasta 8 días después de la cirugía. Pero escuchar música no se asoció con ningún efecto significativo sobre el uso de opioides, duración de la estancia hospitalaria, tiempo dedicado a la ventilación mecánica, presión arterial, ritmo cardiaco o frecuencia respiratoria.

Pero, nuevamente, esto puede deberse a que estos resultados no fueron el enfoque principal de la mayoría de los estudios incluidos, sugieren los investigadores.

Los autores del estudio consideran que se necesitarán más investigaciones antes de que se puedan sacar conclusiones definitivas. Sin embargo, concluyen que escuchar música es una opción "prometedora" para los pacientes de cirugía mayor del corazón.

"Dado que la intervención musical no tiene riesgos ni efectos secundarios conocidos, pero puede tener un efecto positivo en los resultados de salud de los pacientes, los profesionales de la salud deben considerar proporcionar música perioperatoria a los pacientes sometidos a cirugía cardíaca", sugieren.