Publicado 11/11/2021 12:50CET

La cobertura de vacunal antineumocócica del adulto, muy lejos de la de los niños

Archivo - La radiografía de tórax de un paciente positivo de COVID-19 que muestra una neumonía en la parte inferior de los pulmones.
Archivo - La radiografía de tórax de un paciente positivo de COVID-19 que muestra una neumonía en la parte inferior de los pulmones. - RADIOLOGICAL SOCIETY OF NORTH AMERICA - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial contra la Neumonía, que se celebra este viernes, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) advierte de que la cobertura de vacunación antineumocócica conjugada en el adulto (del 22%) dista mucho de la vacunación antineumocócica en los niños, ya que es del 94,8 por ciento.

Por ello, pide a los adultos mayores de 65 años o mayores de 18 años en los que esté indicada por alto riesgo, que acudan a vacunarse frente a esta enfermedad. "Es fundamental que los adultos y, en particular, los mayores de 65 años, tomen conciencia de la importancia de vacunarse frente a la neumonía, que puede ser grave e, incluso, mortal, ya que disponemos de vacunas para evitar esta infección respiratoria y sus graves consecuencias", explica la doctora Rosario Menéndez, neumóloga y directora del Proyecto de Investigación Integrado de Neumonía de SEPAR.

La neumonía adquirida en la comunidad (NAC) sigue siendo una causa importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. Afecta principalmente a adultos de 65 años o más, con mayor riesgo en pacientes inmunodeprimidos y a personas con comorbilidades, como enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades crónicas del corazón, tabaquismo, diabetes o ingesta elevada de alcohol.

La neumonía puede estar causada por distintos patógenos, uno de los cuales es una bacteria, el neumococo, aunque también puede estar causada por virus (como el SARS-CoV-2) y hongos. Existen distintos tipos de neumonía, también causadas por el neumococo. En los adultos, la neumonía neumocócica no invasiva es responsable de la mayoría de las NAC, mientras que la neumonía invasiva representa menos del 10 por ciento de los casos.

En los últimos años se han desarrollado vacunas para prevenir las infecciones neumocócicas, para inmunizar frente a varios serotipos del neumococo. En España, se han introducido las vacunas antineumocócicas conjugadas (PVC), que han demostrado una eficacia sustancial en la reducción de los neumococos.

Por un lado, la vacuna PCV-13 valente (PVC-3) que incluye 13 serotipos (1, 3, 4, 5, 6A, 6B, 7F, 9V, 14, 18C, 19F, 19A y 23F) se introdujo en el año 2010 para inmunizar a niños sanos, aunque principalmente estaba accesible en el entorno de la sanidad privada, hasta que Madrid en 2010 y Galicia en 2011 la incorporaron a su Plan de Inmunización Infantil (PIN), financiado con fondos públicos.

Posteriormente, en los años 2015 y 2016 estos PIN se han extendido y en 2018 la cobertura de la vacunación antineumocócica con esta vacuna trecevalente alcanzó el 94,8 por ciento de la población infantil en España.

Para los adultos, la política actual de vacunación recomienda la PCV13 seguida de la vacuna 23-valente polisacárido neumocócico (PPV23), destinada a adultos de alto riesgo o inmunodeprimidos y en menores de 65 años únicamente la PCV13. En 2016-2019 ha habido seis autonomías (Madrid, Galicia, Castilla y León, La Rioja, Asturias y Andalucía) que han incluido en sus programas de vacunación la PCV13 para adultos mayores de 18 años que están en riesgo y para adultos mayores de 60 a 65 años.

Hasta ahora, con las vacunas infantiles se ha conseguido proteger de forma directa a la población infantil frente a la neumonía e, indirectamente, a la población adulta. Sin embargo, estudios recientes han mostrado un estancamiento de esta protección indirecta a los adultos y, por lo tanto, la aparición de casos de neumonías, de determinados serotipos, en los adultos. Por ello, para prevenir la neumonía en los adultos puede ser mejor estrategia potenciar la vacunación directa del adulto.

Se ha efectuado un análisis observacional de la evolución de los resultados de la vacuna trecevalente (PCV-13) en España en los últimos años en más de 3.100 adultos inmunocompetentes hospitalizados por NAC, de los cuales más de 1.900 tenían más de 65 años y 2.700 tenían condiciones subyacentes que favorecerían el riesgo de desarrollar NAC.

Las nuevas vacunas conjugadas incorporan la cobertura de más serotipos, como la PCV-15 y, para el próximo año, estará disponible la vacuna antineumocócica para 20 serotipos de neumococo, la PCV20-VT (que incluiría los serotipos de la PCV13 + los serotipos 8, 10A, 11A, 12F, 15B, 22F, 33F).

Se ha visto que, entre todos los participantes, 895 (28,8%) tenían NAC neumocócica y 439 (14,1%) tenían NAC por serotipos incluidos en la vacuna PCV13 y, entre los incluidos en 2016-2018, 243 (23,8%) tenían NAC causada por los serotipos incluidos en la PCV20-VT. En los casos con neumonía neumocócica, los serotipos más identificados fueron el 3 y el 8.

Este análisis ha encontrado que, ocho años después de haber introducido la PCV13 para vacunar a la población infantil, esta vacuna no ha impedido que se registren casos de neumonía en adultos con un buen sistema de defensas (inmunocompetentes).

Señala que hay que mejorar la cobertura directa de PCV13 de las poblaciones adultas específicas para reducir aún más la NAC neumocócica entre los adultos, un beneficio que podría incrementarse aún más si se aprueba e implementa la vacuna en estudio, PCV20, ya que protege frente a más serotipos, como el 8, no incluido en la vacuna trecevalente.

"Es importante mejorar la cobertura directa de la vacuna antineumocócica trecevalente. Necesitamos que se vacune el mayor número posible de adultos frente a la neumonía neumocócica. Además, las nuevas vacunas PCV15, y sobre todo si se aprueba la nueva vacuna PCV20, que protege frente a veinte serotipos, ampliarán la protección frente a esta bacteria", afirma la doctora Menéndez.

Contador