Publicado 17/03/2021 10:57CET

Casi la mitad de niños con enfermedades reumatológicas precisan seguir el tratamiento en la edad adulta

Archivo - Niño con gorra en la playa.
Archivo - Niño con gorra en la playa. - © MICHA ROSENWIRTH / ENDHALS - Archivo

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de niños con enfermedades reumatológicas precisan seguir el tratamiento en la edad adulta, según ha dicho el reumatólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Juan Carlos Nieto, con motivo del 'Día Mundial de las Enfermedades Reumatológicas en la Infancia y la Adolescencia', que se celebra el 20 de marzo.

Y es que, a pesar de que tradicionalmente las enfermedades reumatológicas se asocian con personas mayores, éstas pueden afectar a cualquier tramo de edad, incluso a los niños y adolescentes. En esta etapa su prevalencia y evolución es diferente, hay algunas raras como las miopatías, pero hay otras más frecuentes como la artritis idiopática juvenil (AIJ) que puede afectar a uno de cada mil niños en España, y otras enfermedades autoinmunes sistémicas que también pueden debutar en la infancia como el lupus eritematoso sistémico o la esclerodermia.

"Aunque durante las últimas décadas se han producido importantes avances en las terapias, hasta un 40-50 por ciento de los casos de niños y adolescentes con enfermedades reumáticas precisan continuar con sus tratamientos (fármacos modificadores de la enfermedad o terapias biológicas) en la edad adulta", ha dicho el doctor.

Asimismo, prosigue, en la adolescencia, entre las principales manifestaciones físicas, los afectados pueden sufrir una talla baja y alteraciones del crecimiento localizado en las articulaciones con inflamación persistente, dando lugar a discrepancias en la longitud de extremidades.

Además de provocar un aumento de la fragilidad ósea y del riesgo de fracturas, cuando se reciben altas dosis de corticoides aparecen cambios corporales como aumento de peso y redistribución de los depósitos grasos, desarrollo de estrías cutáneas o hirsutismo. La limitación de la movilidad cuando la enfermedad está activa provoca debilidad y atrofia muscular.

Por otra parte, estas enfermedades pueden afectar al ámbito psicológico favoreciendo una disminución de su autoestima, aislamiento social o dificultad en el establecimiento de relaciones de amistad o pareja con otros adolescentes. "Este aspecto también es imprescindible abordarlo en una época de especial susceptibilidad y riesgo psicológico, así como otros temas que tienen que ver con la incertidumbre en el futuro. Por ejemplo, en el caso de las adolescentes si podrán tener hijos", ha destacado Nieto.

La necesidad de fármacos durante largos periodos de tiempo, las numerosas consultas médicas y el sentimiento continuo de sentirse diferente a los demás compañeros de su edad puede terminar cansando a estos jóvenes, dando lugar a una falta de adherencia a los tratamientos pautados, absentismo en las revisiones programadas o la aparición de conductas de riesgo para su salud.

"De ahí surge la necesidad de mantener un estrecho seguimiento en este periodo. También incluso para convencerle sobre los beneficios de mantener el tratamiento en ciertos casos, aunque la enfermedad se encuentre inactiva, predisponiendo una nueva recaída y progresión de la misma. Es muy importante inculcar en estos pacientes la importancia de mantener un estilo de vida saludable en el que se siga una dieta adecuada, se realice ejercicio de forma frecuente, no se fume y se evite el consumo de alcohol", ha zanjado el experto.

Contador