Publicado 19/10/2021 08:16CET

Cáncer de mama: Las mamografías y sobre qué edad se deben empezar las revisiones

Archivo - Un técnico de radiología ayuda a preparar a una paciente para una mamografía de detección en el UW Medical Center-Roosevelt en Seattle, Washington.
Archivo - Un técnico de radiología ayuda a preparar a una paciente para una mamografía de detección en el UW Medical Center-Roosevelt en Seattle, Washington. - UW MEDICINE - Archivo

   MADRID, 19 Oct. (EDIZIONES) -

   El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en España se diagnostican alrededor de 33.307 nuevos cánceres de mama al año. Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebra este martes, 19 de octubre, te contamos los beneficios de una mamografía a tiempo.

Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) destaca que esta neoplasia es el tumor maligno más frecuente en la mujer y el que mayor número de muertes produce en la mujer en nuestro país. El caso es que, según resalta, el número de casos diagnosticados de este cáncer está en continuo aumento, si bien la mortalidad por dicha enfermedad permanece estable durante los últimos años.

   "Estos beneficios se atribuyen a los programas de detección precoz y a los avances en el tratamiento tanto médico como quirúrgico. El pronóstico y la probabilidad de curación guardan relación con lo precoz que resulte su diagnóstico. Es por ello que resulta esencial el eficaz uso de las técnicas diagnósticas, capitaneadas por la mamografía, para detectarlo lo antes posible", defiende la sociedad científica española.

   Para entenderla un poco mejor entrevistamos en Infosalus al doctor José Amores Tirado, jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia y de la Unidad de Mama del Hospital Quirónsalud Marbella, quien subraya que la mamografía consiste en una prueba radiológica que permite estudiar las características morfológicas internas de la mama.

   Según subraya, la edad de comienzo depende de la historia personal y familiar de cada paciente, siendo lo normal en pacientes sin riesgo el realizarla a partir de los 50 años, y cada dos años. En cambio, las pacientes con riesgo deben hacerse una mamografía a partir de los 40 años, y de forma anual.

Según defiende el ginecólogo, las mamografías son tan importantes porque nos permiten el diagnóstico del cáncer de mama en estadios iniciales, con tratamientos menos agresivos y con una mayor tasa de curación. "Incrementa enormemente las posibilidades de detección de cáncer invasivo y no invasivo en estadio precoz. Igualmente, nos permite la detección de microcalcificaciones sospechosas", aprecia el experto.

   Coincide también en este punto la SEGO, que remarca que su beneficio es "claro", ya que un diagnóstico precoz tiene una alta probabilidad de curación y permite la utilización de tratamientos menos agresivos como la cirugía conservadora de la mama, en la que se extirpa la zona tumoral rodeada de un margen de tejido sano, conservando el resto de la mama.

   Para la realización de una mamografía, el doctor Amores señala que se coloca el pecho entre dos elementos (palas), uno emite las radiaciones y el otro recoge la morfología. "Hoy en día, los equipos de última generación nos permiten obtener una mamografía 3D que proporciona una imagen tridimensional de alta resolución. En apenas unos segundos se consigue visualizar todo el tejido mamario en la que se puede apreciar claramente la existencia de lesión y su ubicación precisa", indica el especialista de Quirónsalud Marbella.

   Según la SEGO, la única preparación que precisa es el no emplear desodorante, talco en polvo o lociones en las axilas o las mamas el día del examen, ya que pueden alterar la imagen obtenida.

   Por otro lado, el experto mantiene que no son dolorosas, si bien en algunas pacientes dice que pueden ser algo molestas. Además, resalta que se ha innovado mucho en este campo con el objetivo de garantizar una mayor comodidad de la mujer durante la realización de la prueba. "Se ha apostado por diseños ergonómicos como el formato redondeado del compresor. Las palas de nuestro mamógrafo, por ejemplo, son curvas y aplican una compresión uniforme en toda la mama, reduciendo el dolor en esta área y en la zona junto al pecho", agrega Amores.

CUÁNDO CONSULTAR CON UN ESPECIALISTA

   En última instancia, el doctor José Amores Tirado subraya que se debe consultar con un especialista en la materia en todos los casos donde se detecte un bulto en la mama. "Ante esta circunstancia, independientemente de que curse dolor o su tamaño, hay que consultar a un especialista", remarca.

   A su vez, recuerda que las mamografías no dañan las mamas, ya que en la actualidad, según asegura, la cantidad de radiaciones que se emiten por mamografía es mucho menor que hace años.

   "La mamografía es la mejor herramienta diagnóstica disponible para la detección precoz del cáncer de mama. Este diagnóstico, efectuado en una fase precoz de la enfermedad, generalmente se acompaña de un excelente pronóstico de curación y permite una menor agresividad en los tratamientos empleados. La molestia que puede suponer la realización de una mamografía es compensada con creces por el gran beneficio que supone la posibilidad de detectar precozmente un cáncer de mama", sentencia la SEGO en este sentido.

Para leer más