Publicado 14/11/2020 07:59CET

Breve guía sobre los tratamientos del cáncer: ¿Por qué asustan tanto?

Mujer con gotero mirando por la ventana.
Mujer con gotero mirando por la ventana. - KATARZYNABIALASIEWICZ/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 14 Nov. (EDIZIONES) -

   Frente al cáncer te encuentras muchas veces muy solo y sientes pánico por lo que te toca vivir. Este miedo suele estar infundado en muchas ocasiones por los tratamientos, con muy mala fama por sus demoledores efectos secundarios, pero por suerte las cosas están cambiando y cada vez disponemos de mejores opciones, con mejores resultados y con menor presencia de efectos colaterales.

   "El cáncer es un viaje que haces acompañado por tu familia y guiado por un equipo médico, en el que debes confiar. Cuando viajas te informas y debes buscar buenas guías para saber por dónde ir mejor. Hay que ser positivo y poner ánimo dentro del proceso para que todo vaya bien. Pero el cáncer no sólo se cura comiendo sano o con ánimo positivo, es una parte", advierte en una entrevista con Infosalus el oncólogo médico Javier De Castro.

   Así, reconoce que si se tiene un infarto, la gente piensa que es importante pero no le tiene tanto pánico. "Sin embargo, el cáncer ser relaciona con una enfermedad mortal, y una parte del problema viene del pavor a los tratamientos, porque tienen muy mala fama, la gente los relaciona con mucha toxicidad, vómitos, caída de pelo, bajada de defensas... Pero es necesario desmitificar esto porque no siempre es así. Está cambiando. La quimioterapia que se usa ahora se intenta que sea la más eficaz y menos tóxica, y siempre se buscan tratamientos con menos efectos secundarios", advierte.

   Por eso este doctor, referente a nivel nacional en su campo y con más de 25 años de experiencia, acaba de publicar 'Cáncer. Manual de supervivencia' (Alienta Editorial), un manual "no de autoayuda, sino de apoyo al paciente", para que estos comprendan mejor qué están viviendo y cómo pueden gestionarlo de la mejor manera posible.

CADA VEZ MÁS FRECUENTE

   Y es que son pocas las personas que no tienen cerca un caso de cáncer: "El cáncer es una enfermedad del envejecimiento, a partir de los 50 y sobre todo de los 60, se incrementan las cifras. Las células envejecen, tienen una peor capacidad de reparación, y puede aparecer el cáncer. Si además esa célula ha sido durante mucho tiempo sometida a tóxicos, como el sol por ejemplo, o el tabaco, hace mayor esa capacidad de transformación hacia un cáncer y menor su capacidad de reparación".

   Además, el también jefe del Servicio de Oncología del Hospital La Paz (Madrid) afirma que el cáncer es más frecuente actualmente porque la situación ambiental está cambiando y está surgiendo a edades más tempranas. "Si no hubiera sobrepeso, obesidad, tabaco y alcohol se eliminarían el 40% de los cánceres. Esto también hace que sea más fácil el tener una enfermedad más temprana", agrega, al mismo tiempo que indica que pueden verse más cánceres gracias al diagnóstico precoz y por ejemplo a los cribados en el cáncer de mama o de colon.

   Con ello, mantiene por ejemplo que las terapias dirigidas y la inmunoterapia tienen hoy como objetivo el intentar cronificar el cáncer, aportar años de vida con calidad. Aquí el doctor De Castro celebra que en el reciente Congreso Europeo de Oncología han visto la luz unos datos "esperanzadores" en un subgrupo de pacientes con enfermedad avanzada en cáncer de pulmón metastásico, donde se ha logrado una supervivencia de 5 años en un 30 % de pacientes gracias a la inmunoterapia. "Se trata de algo impensable hace pocos años con los tratamientos convencionales. En la actualidad se está investigando mucho y se están consiguiendo verdaderos logros, que hace pocos años eran impensables", celebra.

   En relación con la pandemia, el oncólogo médico subraya que la COVID-19 se ha visto que no es "especialmente agresiva" en estos pacientes, "quizá porque se han protegido más", y en cuanto a los pacientes nuevos lamenta que llegan a la consulta en peores condiciones, bien por miedo al contagio o por el bloqueo en el sistema, por el que no están llegando a un diagnóstico tan rápido como podía ser antes de la pandemia.

TRATAMIENTOS POR SEPARADO, O COMBINADOS

   Así con todo, el jefe del Servicio de Oncología del Hospital La Paz (Madrid) enumera cuáles son los principales tratamientos que se emplean en la actualidad frente al cáncer, que pueden usarse por separado o combinados con otros, según diferentes factores:

   . CIRUGIA: Si el tumor está localizado, la extirpación mediante cirugía es la principal opción. En este caso las probabilidades de curación son altas en bastantes tipos de cáncer. No obstante, dependiendo del tamaño del tumor y de si en la extirpación quirúrgica se ha encontrado una extensión mayor de la prevista, en ocasiones hay que administrar un tratamiento complementario con radioterapia, quimioterapia u otros.

   . RADIOTERAPIA: Tratamiento local de tumores que puede sustituir a veces a la cirugía. Son una serie de terapias consistentes en la administración de diversas formas de energía para tratar localmente un tumor. La radiación tiene como objetivo eliminar las células tumorales, pero también puede afectar a las células sanas que se encuentran alrededor del tumor, pero los avances tecnológicos de últimos años han permitido concentrar la máxima dosis en el lecho tumoral y reducir la que pueden recibir tejidos sanos adyacentes al mismo.

   . QUIMIOTERAPIA: Antes era la piedra angular de la enfermedad avanzada. Ahora sigue siendo importante pero muy complementado con otras formas de tratamiento como las terapias dirigidas o la inmunoterapia. Se ha ganado la mala fama a pulso por sus efectos secundarios, además de ser peligrosos en algunos casos, son muchas veces desagradables y raros, aunque afortunadamente estos se van controlando bastante en los últimos años, porque son más eficaces los tratamientos y porque últimamente ya sólo se usa la quimioterapia cuando sólo es imprescindible.

   Bajo la denominación de 'quimioterapia' se engloba un grupo muy numeroso de agentes que, básicamente, tienen un efecto tóxico sobre las células, alterando sus mecanismos de crecimiento y de reproducción. Si se tiene en cuenta que un tumor tiene una gran parte de sus células en esta fase de proliferación, es fácil entender que la quimioterapia actuará en mayor medida sobre las células tumorales que sobre las células sanas.

   No obstante, hay algunas células sanas del organismo que tienen que reproducirse en mayor medida que el resto para mantener las funciones normales del cuerpo, como las de la sangre, las del tubo digestivo y las del pelo, por lo que éstas también se verán muy afectadas por la quimioterapia; lo que explica los principales efectos secundarios de esta terapia: bajada de defensas, vómitos o diarrea y caída de pelo.

   . TERAPIA DIRIGIDAS: Basadas en pequeñas moléculas inhibidoras, son unos fármacos que bloquean ciertas proteínas receptoras de las células. Los tumores se producen cuando en las células se desencadenan alteraciones genéticas que conducen a la formación de unas proteínas anómalas, que llevan a que estas células dejen de actuar de forma correcta y de responder a los mecanismos habituales de control. En muchos tumores se acumulan múltiples problemas genéticos, pero en otros casos hay uno muy relevante que es el que básicamente desencadena la enfermedad, de modo que si conseguimos bloquearlo con un fármaco específico podemos no sólo parar el crecimiento del tumor, sino llevarlo a su máxima reducción y control durante un tiempo muy prolongado.

   Se trata de fármacos que se administran por vía oral (pastillas). A través de estos anticuerpos o inhibidores internos conseguimos un tratamiento dirigido contra la célula tumoral, un tratamiento específico, no inespecífico como la quimioterapia. No están exentos de efectos secundarios. Cuando tenemos la suerte de encontrar en un cáncer la alteración genética que nos indica que podemos tratarlo con un inhibidor específico nos alegramos mucho porque sabemos que los pacientes van a tener una opción de tratamiento muy eficaz.

   Una de las primeras terapias dirigidas fueron los tratamientos hormonales, usados desde hace 30 años principalmente en el cáncer de mama (estrógenos) y en el de próstata (andrógenos y testosterona).

   . INMUNOTERAPIA: Se trata de una nueva vía de abordaje al identificarse los puntos de regulación del sistema inmunológico y su posible papel en el crecimiento del cáncer. Uno de los grandes avances en este campo se ha conseguido gracias a los anticuerpos monoclonales, aquellos que bloquean y activan al mismo tiempo el sistema inmunológico y evitan el secuestro que hace la célula tumoral de la célula del sistema inmunológico. Con ella, se ha conseguido que en los últimos años, ese sistema inmunológico que era incapaz de responder al cáncer, a través de diferentes agentes, activen el sistema inmunológico; muchos de ellos son terapia dirigida porque son anticuerpos monoclonales.

   En última instancia, el oncólogo médico advierte del peligro de las terapias alternativas o pseudoterapias que suelen ofrecerse por Internet a la hora de curar el cáncer y que no tienen una confrontación científica correcta en la actualidad.

Contador

Para leer más