Actualizado 07/10/2020 13:52 CET

Breve guía sobre ostomías, evacuar heces y orina en una bolsa exterior por un problema médico

Ostomía, paciente ostomizado
Ostomía, paciente ostomizado - CEDIDA / HOLLISTER - Archivo

   MADRID, 6 Oct. (EDIZIONES) -

   El 3 de octubre celebraba el 'Día Mundial de las personas ostomizadas' en todo el mundo. Se calcula que hay unas 100.000 personas en España a las que portan una ostomía, una pequeña intervención quirúrgica por la que se realiza una apertura artificial en la pared abdominal para colocar un estoma o bolsa donde derivar la salida de las heces y de la orina ante un problema médico, que generalmente afecta al aparato digestivo o urinario.

   Así lo define en una entrevista con Infosalus, la presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia (SEDE), la enfermera Inmaculada Pérez Salazar, enfermera del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid.

   Según cita, las ostomías pueden tener un origen oncológico, pero también pueden ser necesarias ante una enfermedad congénita como la poliposis, o bien en pacientes que sufren de enfermedades inflamatorias, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, que precisamente son las patologías más frecuentes donde se suelen realizar estas cirugías.

   En cuanto a su clasificación, la presidenta de SEDE señala que ésta se realiza en función del órgano que se interviene, y principalmente son:

   .- Digestivas: Colostomía (exteriorización colon a través pared abdominal), ileostomías (exteriorización del íleon, intestino delgado). Su fin es evacuar las heces.

   .- Urológicas o 'urostomías': Su fin es exteriorizar la orina al exterior por la pared abdominal, sin pasar por la vejiga. y se usa un segmento intestinal para hacer esta apertura al abdomen.

   .- Respiratorias: Traqueotomía, una exteriorización para que el paciente pueda respirar a través de un orificio que se ubica en la zona del cuello.

   Además, la enfermera del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid) recuerda que los estomas pueden ser temporales o definitivas.

   Desde la Consejería de Salud de Castilla y León precisan en este sentido que una ostomía es temporal en aquellas situaciones en las que se pretende excluir temporalmente una zona del paso de los desechos, para favorecer de este modo su recuperación. Posteriormente, se procede al cierre de la abertura u ostomía (mediante cirugía) y a la unión o 'anastomosis', de modo que se restablece el tránsito normal.

   En el caso de que la ostomía sea definitiva o permanente menciona que ésta tendrá lugar en aquellas situaciones en las que se extirpa la zona del órgano de manera definitiva, y no es posible reconstruir el órgano, ni el tránsito de manera funcional.

   Por otro lado, Inmaculada Pérez Salazar advierte de que hay dos tipos de complicaciones, aquellas que aparecen en el postoperatorio inmediato, o bien de forma tardía. En las primeras, sostiene que suelen ser habituales las alteraciones cutáneas, el edema de la ostomia, la dehiscencia de la sutura (el estoma que normalmente va adherido a la pared cutánea se despega de los tejidos), y luego estarían la necrosis del estoma, y el sangrado.

   En cuanto a las complicaciones tardías, la enfermera experta en estomaterapia apunta a la hernia paraestomal, y a la estenosis del estoma como las más habituales, aunque incide en que puede haber más.

CONSIDERACIONES Y CONSEJOS PARA LOS CUIDADOS DE LOS ESTOMAS

   Con todo ello, la presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia resume las principales recomendaciones a seguir destacando en primer lugar que en primer lugar hay que tener claro que se puede llevar una vida perfectamente normal con una ostomía, y se debe trabajar por la aceptación de esa nueva imagen del paciente.

   Asimismo, ve indispensable la educación sanitaria, con el objetivo de que el paciente logre ser autosuficiente en sus cuidados, así como con sus familiares o cuidadores en caso de que éste no pueda realizarlos.

   Con respecto con los cuidados generales de los estomas, Pérez Salazar señala que con lo que más cuidado hay que tener es con la piel, que hay que lavar con agua y jabón minuciosamente, y después secar correctamente.

   Ahora bien, estamos en pandemia, y la enfermera experta en estomaterapia recuerda que si el paciente es portador de COVID-19 debe intensificar sus cuidados, puesto que se ha demostrado la presencia de este virus en heces y en orina: "Siempre se debe seguir una higiene de las manos después del contacto con cualquier dispositivo, así como utilizar toallas de papel desechable, su propio material para comer y dormir, y lavar la ropa a una temperatura no inferior a los 60 grados. El aseo se debe limpiar y desinfectar tras cualquier uso. Y a continuación limpiarlo con agua y lejía".

   Igualmente, apunta que se deben limitar el numero de cuidadores de la persona, e intentar siempre que sea la misma persona. "Debe usar mascarilla y guantes para el cambio de dispositivo y posterior higiene de manos", agrega Pérez Salazar.

   Ahora bien, esta enfermera recuerda que los pacientes que tienen una ostomía no tienen que tener mayor precaución por el mero hecho de tenerla, pero en el caso de ser pacientes oncológicos, sí deben extremar sus precauciones; pero no por el hecho de llevar la ostomía.

   En última instancia, la presidenta de SEDE (www.estomaterapia.es) ensalza la labor de las asociaciones de pacientes, que comparten su experiencia y pueden ayudar, y mucho, a los pacientes ostomizados, no sólo a la hora de guiarles en sus cuidados, sino a nivel emocional y psíquico.

Contador