Publicado 17/04/2020 7:15:47 +02:00CET

La biopsia líquida puede ayudar a los médicos a detectar el cáncer de páncreas en fases iniciales

Análisis de sangre
Análisis de sangre - PIXABAY - Archivo

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un análisis de sangre puede detectar la forma más común de cáncer de páncreas mientras aún se encuentra en sus etapas iniciales, al tiempo que ayuda a los médicos a determinar con precisión la enfermedad de un paciente y guiarlos hacia el tratamiento adecuado, según un estudio multidisciplinario de la Universidad de Pensilvania publicado en 'Clinical Cancer Research, la revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

La investigación descubrió que la prueba, conocida como biopsia líquida, fue más precisa para detectar la enfermedad en un estudio ciego que cualquier otro biomarcador conocido solo, y también fue más precisa para clasificar la enfermedad de lo que la imagen es capaz de hacer por sí sola.

El adenocarcinoma ductal pancreático (ACDP), la forma más común de cáncer de páncreas, es la tercera causa principal de muerte por cáncer. La tasa general de supervivencia a cinco años es solo del nueve por ciento, y la mayoría de los pacientes viven menos de un año después de su diagnóstico.

Uno de los mayores desafíos es diagnosticar la enfermedad antes de que haya progresado o se haya extendido. Si la enfermedad se detecta temprano, los pacientes pueden ser candidatos para cirugía para extirpar el cáncer, lo que puede ser curativo.

Para pacientes localmente avanzados, es decir, pacientes cuyo cáncer no se ha diseminado más allá del páncreas pero que no son candidatos para la cirugía en función del tamaño o la ubicación del tumor, el tratamiento implica tres meses de terapia sistémica como quimioterapia o radiación, luego reevalúa para ver si la cirugía es una opción. Para los pacientes cuya enfermedad se ha diseminado, actualmente no hay opciones de tratamiento curativo.

"En este momento, la mayoría de los pacientes diagnosticados ya tienen enfermedad metastásica, por lo que existe una necesidad crítica de una prueba que no solo detecte la enfermedad antes, sino que también nos diga con precisión quién podría estar en un punto en el que podamos dirigirlos a un tratamiento potencialmente curativo", explica la coautora principal del estudio, Erica L. Carpenter, directora del Laboratorio de Biopsia Líquida y profesora asistente de investigación de Medicina.

Los investigadores de este estudio desarrollaron un análisis de sangre para detectar un panel de biomarcadores en lugar de un solo biomarcador por sí solo. Estos marcadores incluyen el antígeno de carbohidrato 19-9 (CA19-9) y la carga mutacional de KRAS, que se sabe que están asociados con PDAC.

En un grupo de prueba ciego de 47 pacientes (20 con PDAC, 27 que estaban libres de cáncer), la prueba fue 92 por ciento precisa en su capacidad para detectar la enfermedad, que supera al biomarcador más conocido, CA19-9 (89 por ciento) por sí solo.

Después los investigadores utilizaron muestras de los 25 pacientes que mostraron imágenes que no tenían enfermedad metastásica. La prueba de Penn fue 84 por ciento precisa para determinar la estadificación de la enfermedad, que es significativamente más alta que la imagen solo (64 por ciento).

Si bien la prueba aún debe validarse en una cohorte más grande, los investigadores dicen que están entusiasmados con la promesa de lo que podría significar potencialmente para una población de pacientes que necesitan este tipo de avance.

"Si se valida, esta prueba no solo podría proporcionar una herramienta clave para pacientes en riesgo, sino también una herramienta de monitoreo para pacientes con ciertos factores de riesgo conocidos como mutaciones BRCA", apunta Carpenter.

Para leer más