Avances en el conocimiento del ébola, que da nuevas pistas sobre vías de tratamiento

Ébola
NATIONAL INSTITUTE OF ALLERGY AND INFECTIOUS DISEA
Publicado 12/02/2019 8:29:38CET

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un análisis detallado de las muestras de sangre de pacientes con ébola en Sierra Leona brinda pistas sobre la progresión de los efectos del virus en pacientes y posibles vías de tratamiento. Un manuscrito que analiza el trabajo, dirigido por científicos del Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste (PNNL, por sus siglas en inglés) del Departamento de Energía de Estados Unidos, se publica este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Los hallazgos apuntan a un papel crítico para una vía molecular que se basa en el nutriente común colina, así como en la importancia de los cuerpos celulares conocidos como microvesículas. "Hay mucha más investigación por hacer. Estos son resultados preliminares basados en una pequeña cantidad de muestras", afirma la científica del PNNL Jennifer Kyle, primera autora del artículo. "Esperamos que estos resultados algún día beneficien a los pacientes", agrega.

Los resultados se basan en los lípidos, o grasas, en la sangre de las personas infectadas con el ébola, comparando la composición detallada de los lípidos en los pacientes que sobrevivieron a la enfermedad con los que murieron y con las personas que nunca se infectaron. El estudio incluyó muestras de sangre de 11 pacientes que sobrevivieron a la infección, nueve que murieron y diez voluntarios sanos. Las muestras de pacientes fueron de personas de Sierra Leona que se infectaron con el ébola durante un brote de 2014 a 2016, un evento que causó más de 11.000 muertes en África occidental.

La reciente reaparición del ébola en la República Democrática del Congo refuerza la necesidad de enfoques para controlar esta enfermedad. El equipo identificó y cuantificó 423 especies moleculares separadas de lípidos, que son esenciales para la vida cotidiana. Sirven como materia prima para nuestras membranas celulares, estructuras que mantienen las células de nuestro cuerpo intactas, y como moléculas de señalización y fuentes de energía.

DIFERENCIAS EN EL LIPIDOMA DE LOS AFECTADOS

El equipo encontró diferencias importantes en "el lipidoma" o colección de lípidos entre las personas que vivieron, que murieron y que nunca se infectaron. Entre las diferencias, cabe destacar que los pacientes infectados que sobrevivieron tenían una cantidad mucho mayor de lípidos de PC (fosfatidilcolinas o diacilglicerofosfocolinas) y sus niveles aumentaron con el tiempo a medida que combatían la enfermedad con éxito. Los que murieron tenían niveles más altos de lípidos PS (diacilglicerofosfoserinas), que se sabe estimulan a las células a morir. El virus del ébola se basa en estas moléculas para replicarse.

Los lípidos de PC, que se encuentran en los niveles más altos en los sobrevivientes, se producen en el hígado, un objetivo principal del ébola, y son un componente crítico de las moléculas más grandes conocidas como lipoproteínas. Un componente vital de los lípidos de PC es la colina, un nutriente común. Una persona con deficiencia de colina tiene más daño en el ADN y las células, insuficiencia hepática y función muscular y otros síntomas. Los científicos piden que estudios futuros exploren la posibilidad de un suplemento nutricional de colina para mejorar la función hepática en pacientes infectados.

Con los lípidos de PS, que se encuentran en niveles más altos de pacientes que murieron, los científicos observaron que estas moléculas pueden estimular la muerte de las células, un proceso que ocurre en el bazo, el hígado y los riñones de los pacientes, y que el virus depende de estas moléculas para replicarse en el cuerpo. Estos lípidos también están asociados con estructuras celulares conocidas como microvesículas, que pueden dañar a los pacientes. Sobre la base de los hallazgos de PS, el equipo sugiere como una opción la filtración agresiva de sangre para eliminar las microvesículas.

"Tenemos mucha información sobre los lípidos; ahora debemos entender lo que nos dicen esos lípidos. Tienen excelentes historias que contar", afirma Kyle. "Los niveles de lípidos son una forma de entender exactamente qué está haciendo un virus en su entorno, ya sea en la historia temprana de la Tierra o en el cuerpo durante una infección", agrega Kyle, quien comenzó sus estudios de lípidos como geomicrobióloga en busca de huellas de vida en ambientes extremos.

En noviembre de 2017, el mismo equipo publicó un estudio en 'Cell Host & Microbe' que identificó un puñado de biomarcadores que indican el resultado de la infección en los pacientes. Ese trabajo se centró en el mismo conjunto de muestras de sangre, en las que el virus se inactivó de acuerdo con los protocolos aprobados antes de estudiar las muestras en el PNNL.

Contador