Publicado 18/08/2020 7:34:36 +02:00CET

Apagar el 'regulador maestro' puede proteger al cerebro del daño relacionado con el Parkinson

Mano, persona mayor,  Parkinson
Mano, persona mayor, Parkinson - PIXABAY - Archivo

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Desactivar un "regulador maestro" molecular puede proteger al cerebro del daño inflamatorio y la neurodegeneración en la enfermedad de Parkinson, informa un estudio publicado este lunes en la revista 'Nature Neuroscience'.

El estudio es el primero de su tipo y apunta a una vía completamente nueva para desarrollar terapias que preserven las células cerebrales vulnerables en la enfermedad de Parkinson. Actualmente, no existen formas efectivas de prevenir la enfermedad de Parkinson o de ralentizar o detener su progresión.

"Uno de los mayores desafíos en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, además de la falta de terapias que impidan la progresión de la enfermedad, es que la enfermedad ya ha arrasado porciones importantes del cerebro cuando se diagnostica", señala Viviane Labrie, profesora asociada del Instituto Van Andel, en Estados Unidos, y autora principal del estudio.

"Si podemos encontrar una manera de proteger las células cerebrales fundamentales del daño relacionado con el Parkinson desde el principio, podríamos retrasar o incluso prevenir la aparición de los síntomas", asegura.

El estudio se centra en un "regulador maestro" del epigenoma llamado TET2, una enzima que se encarga de gestionar los tipos de marcas químicas que anotan el ADN y afectan la actividad genética. Estas marcas, específicamente su tipo y el patrón en el que se aplican, determinan cómo y cuándo se usan las instrucciones en los genes sin cambiar los genes mismos.

Labrie y sus colegas analizaron los cerebros de personas con Parkinson junto con controles sanos. Descubrieron que TET2 era hiperactivo en la enfermedad de Parkinson y que la disfunción epigenética relacionada con la alteración de TET2 afectaba a los genes involucrados en la reactivación del ciclo celular y una mayor respuesta inmunitaria. Si bien reiniciar el ciclo celular es normal para otros tipos de células, es fatal para las neuronas.

Al mismo tiempo, sus hallazgos en el cerebro del ratón mostraron que la reducción de la actividad de Tet2 protege a las neuronas de las agresiones inflamatorias y la consiguiente neurodegeneración que es un sello distintivo del Parkinson.

Usando un modelo de infección que resulta en una pérdida de neuronas dopaminérgicas relevantes para el Parkinson, el equipo también encontró que la inactivación de Tet2 suprimió la actividad genética proinflamatoria, la activación de las células inmunes del cerebro y la eventual muerte de las neuronas provocada por la inflamación.

En conjunto, sus hallazgos sugieren que calmar la actividad de TET2 puede que algún día sea una poderosa medida preventiva. En el futuro, dicha estrategia podría emplearse después de que una persona experimente un evento inflamatorio importante, como una infección, para aliviar la inflamación residual sin interferir con su función normal y saludable en el cuerpo.

"El Parkinson es una enfermedad compleja con una variedad de factores desencadenantes. Reducir temporalmente la actividad de TET2 podría ser una forma de interferir con múltiples factores que contribuyen a la enfermedad, especialmente los eventos inflamatorios, y proteger al cerebro de la pérdida de células productoras de dopamina --señala Labrie--. Se necesita más trabajo antes de que se pueda desarrollar una intervención basada en TET2, pero es una vía nueva y prometedora que ya estamos explorando".