Publicado 21/12/2020 07:15CET

Antecedentes socioeconómicos, vinculados a la supervivencia tras un paro cardíaco en el hospital

Corazón, paro cardiaco, electrocardiograma
Corazón, paro cardiaco, electrocardiograma - GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes hospitalizados de entornos socioeconómicos más bajos tienen menos probabilidades de recibir reanimación cardiopulmonar (RCP) inmediata después de que sus corazones dejan de latir y tienen menos probabilidades de sobrevivir que los pacientes de entornos socioeconómicos más altos.

Estos son los resultados de un nuevo estudio en más de 24.000 pacientes en Suecia, publicado en el 'European Heart Journal', la revista de la Sociedad Europea de Cardiología. Es el primer estudio europeo que investiga esto y el primero en demostrar que el estatus socioeconómico, más que otros factores, es importante. Los autores creen que sus hallazgos también podrían ser válidos para otros países europeos.

Se sabe que las personas con un estatus socioeconómico más bajo tienen menos probabilidades de sobrevivir a un paro cardíaco repentino fuera del ámbito hospitalario en comparación con las personas con un estatus socioeconómico más alto, pero hasta ahora no estaba claro si este era el caso de los pacientes que ya estaban en el hospital, donde podían esperan recibir el mismo nivel de atención independientemente de sus antecedentes.

En el estudio actual, el profesor Jens Agerström, de la Universidad de Linnaeus en Suecia, y sus colegas encontraron que los pacientes hospitalizados con mayores ingresos y educación tenían significativamente menos probabilidades de experimentar un retraso en recibir RCP después de un paro cardíaco y significativamente más probabilidades de sobrevivir hasta el alta hospitalaria y durante 30 días después del paro cardíaco.

El profesor Agerström resalta que "la buena noticia es que para la mayoría de los casos de paro cardíaco en este estudio, el estatus socioeconómico no parece importar. Sin embargo --prosigue--, parece haber un número significativo de muertes que todavía se pueden atribuir a factores socioeconómicos, incluso cuando tenemos en cuenta aspectos que podrían afectar los resultados, como el sexo, la edad, la etnia, otras condiciones de salud, la causa del paro cardíaco y el hospital específico que brinda el tratamiento".

"El estudio investigó varios resultados pero, por ejemplo, si observamos la supervivencia durante 30 días después del paro cardíaco, sobrevivirán aproximadamente 280 personas de cada 1000 de un entorno socioeconómico bajo --añade--; sin embargo, para los pacientes de un entorno socioeconómico alto aproximadamente 320 personas pueden sobrevivir. sobrevivir hasta 30 días".

Los investigadores también encontraron que los pacientes con un estatus socioeconómico más alto eran significativamente más propensos a que se les monitorizara el ritmo cardíaco antes de sufrir un paro cardíaco y esto se asoció con un menor retraso antes de la RCP, una duración más corta de la RCP y una mayor supervivencia inmediatamente después y 30 días después. Esto podría explicar parcialmente las diferencias en la supervivencia.

El profesor Agerström explica que "incluso cuando tomamos en cuenta las otras afecciones médicas de los pacientes, encontramos que los pacientes con mayores ingresos y educación tenían más probabilidades de recibir monitoreo del ritmo cardíaco".

"De hecho, se comprobó que los pacientes de entornos socioeconómicos elevados tenían más probabilidades de ser vigilados aunque su estado de salud fuera mejor que los pacientes de entornos socioeconómicos bajos --señala--. Esto sugiere que puede haber un sesgo en la forma en que se proporciona el tratamiento. Aunque los médicos toman la decisión de vigilar o no el ritmo cardíaco, no podemos descartar que los pacientes de alto nivel socioeconómico soliciten más vigilancia".

Los investigadores escriben en su artículo que "el hallazgo de que la diferencia estatus socioeconómico permanece después de controlar los principales factores demográficos, clínicos y contextuales sugiere la presencia de sesgo / discriminación del tratamiento. Tal sesgo, donde los pacientes son tratados de manera diferente debido a su estatus socioeconómico, puede provenir de prejuicios actitudes del personal del hospital".

"Sin embargo --continúan--, es tranquilizador que la mayoría de las asociaciones descubiertas entre el estatus socioeconómico del paciente y los resultados estudiados son pequeñas, lo que significa que una gran mayoría de pacientes con paro cardíaco en el hospital con un estatus socioeconómico bajo no se somete a un tratamiento diferente".

Pero, debido a que las vidas humanas están en juego, "no se debe ignorar una diferencia de probabilidades de supervivencia de aproximadamente 21% (nuestro tamaño de efecto para la supervivencia de 30 días) --advierten--. Esto significaría que 818 de las 14.714 muertes por paro cardíaco en el hospital de los pacientes con poca educación podrían atribuirse a la educación".

Sugieren que los hospitales podrían considerar inscribir a sus equipos de paro cardíaco en programas de formación sobre igualdad para ayudarles a ser conscientes de su posible sesgo y de cómo esto podría traducirse en un trato discriminatorio.

Los investigadores analizaron datos del Registro Nacional Sueco de Reanimación Cardiopulmonar de 24.217 paros cardíacos que ocurrieron en pacientes de 40 años o más en hospitales suecos entre 2005 y 2018.

Obtuvieron datos socioeconómicos sobre pacientes de una segunda base de datos y utilizaron el nivel más alto de educación y ingresos anuales como indicadores de estatus socioeconómico. Ajustaron sus resultados para tener en cuenta factores que podrían afectarlos, como la edad, el sexo, la etnia, otras afecciones médicas, el hospital donde fueron tratados, el ritmo cardíaco y la causa del paro cardíaco.

El profesor Agerström resalta que "el estudio actual solo examinó los casos en los que se inició la reanimación porque estos son los casos que aparecen en el Registro Nacional Sueco de RCP. Es posible que las disparidades en el estatus socioeconómico sean más pronunciadas cuando el personal médico decide si iniciar o no RCP en primer lugar", apunta.

"Debido a que se ha demostrado que las personas con un nivel socioeconómico bajo se enfrentan a actitudes prejuiciosas en muchas sociedades y culturas, es posible que también existan disparidades en el nivel socioeconómico en la atención y el resultado de un paro cardíaco intrahospitalario en otros países europeos. Esto, por supuesto, se basa en la suposición de que el prejuicio juega un papel importante en las diferencias observadas", justifica el profesor Agerström.

Explica que se vio impulsado a llevar a cabo la investigación debido a sus propias experiencias. "Después de haber estudiado la discriminación en el mercado laboral durante muchos años con el doctor Magnus Carlsson, uno de mis coautores, pensamos que el siguiente paso natural sería examinar el sistema de atención de la salud y la posible discriminación en el tratamiento, que es mucho menos investigada --justificaa--. Mis propias visitas médicas también jugaron un papel, ya que tuve la impresión de que el personal a menudo era más minucioso después de preguntarme sobre mi profesión".