La anestesia (también) funciona en las temperaturas extremas de la Antártida

Publicado 03/06/2019 7:15:36CET
ANDREW SHEPHERD

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La nueva investigación presentada en el congreso Euroanaesthesia de este año --la reunión anual de la Sociedad Europea de Anestesiología--, que se celebra hasta el lunes en Viena, Austria, muestra que los fármacos anestésicos de uso común aún funcionan incluso después de la exposición a las condiciones ambientales extremas de la Antártida. El estudio fue realizado por el profesor Ricardo Navarro-Suay del Hospital Central de la Defensa "Gómez Ulla", Madrid, y sus colegas.

Los anestesistas pueden encontrarse trabajando en una amplia gama de situaciones y condiciones difíciles en las que se puede interrumpir el suministro de medicamentos o podría verse alterada la eficacia de los fármacos por factores ambientales. Esto puede introducir incertidumbres en la planificación de cómo se utilizarán los anestésicos durante un procedimiento, que a su vez puede afectar a la seguridad del paciente.

Los autores estudiaron los efectos de exponer cuatro fármacos anestésicos de uso común (citrato de fentanilo, etomidato, bromuro de rocuronio y cloruro de suxametonio) a las condiciones climáticas antárticas para determinar si estos compuestos podrían usarse de manera segura y fiable en dichos entornos.

Para evaluar el impacto de los factores ambientales en los fármacos anestésicos, se sometió a los cuatro medicamentos seleccionados al clima polar extremo de la Isla Decepción en la Antártida, con viales de cada medicamento en bolsas de plástico transparente, pero nada para protegerlos de las gélidas condiciones.

Se tomaron medidas de los valores máximo y mínimo de temperatura diaria, velocidad del viento, presión atmosférica, humedad relativa, cantidad de luz solar, lluvia y radiación solar. Luego, se examinaron los viales del medicamento a las 24, 48 y 72 horas para detectar daños en el propio contenedor, cualquier cambio o deterioro del medicamento en el interior, y se realizó un análisis químico detallado para medir cualquier pérdida de potencia de los compuestos utilizando cromatografía líquida de alta resolución.

MEDICAMENTOS DENTRO DE LOS MÁRGENES DE SEGURIDAD

El equipo encontró que, a pesar de estar expuestos a condiciones antárticas durante hasta 72 horas, los medicamentos estaban dentro de los márgenes de seguridad permitidos (99-110 por ciento). Para explicar con más detalle cómo se podría lograr un resultado del 110 por ciento, el comandante Navarro-Suay, dice: "A veces, un medicamento se puede cambiar o mejorar con las condiciones climáticas, como la luz o el frío".

Y añade: "El intervalo de seguridad de la administración de medicamentos es de 95 a 110 por ciento, por lo que los resultados muestran que podemos emplear estos medicamentos de manera segura para los pacientes en condiciones extremas como el clima polar que se encuentra en la Antártida. Este análisis químico muestra que el uso de los fármacos anestésicos comunes fentanilo, etomidato, bromuro de rocuronio y cloruro de suxametonio parece seguro incluso en este entorno extremo en la Antártida".

Contador