Publicado 03/09/2021 13:46CET

Alertan de que más del 60% del contenido en Internet sobre dermatología genera confusión

Álvaro Iglesias-Puzasel y Eduardo López-Bran, dermatólogos del Hospital Clínico San Carlos.
Álvaro Iglesias-Puzasel y Eduardo López-Bran, dermatólogos del Hospital Clínico San Carlos. - HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio elaborado por dermatólogos del Hospital Clínico San Carlos y publicado en 'International Journal of Dermatology' revela que el 64,7 por ciento de los contenidos compartidos en redes sociales sobre dermatología son "imprecisos o generan confusión".

El trabajo, titulado 'Fake news in dermatology. Results from an observational, cross-sectional study', es fruto de la investigación llevada a cabo entre marzo de 2019 y marzo de 2020 y ha analizado el contenido publicado en 385 sitios web. Así, los investigadores han analizado el contenido compartido en redes sociales como Facebook, Twitter, Pinterest y Reddit sobre cuestiones dermatológicas.

"El 44,7 por ciento del contenido compartido en internet se categorizó como impreciso o engañoso, y el 20 por ciento como confuso, mientras que solo el 35,3 por ciento restante se puede catalogar como preciso", afirma el dermatólogo Álvaro Iglesias-Puzasel, del Hospital Clínico San Carlos y uno de los investigadores. "Además, los contenidos que mayor número de seguidores registraron fueron los catalogados como imprecisos, lo que presenta un contexto de contenido sin verificar que se toma como creíble por parte de la población con el consiguiente riesgo que ello puede implicar", añade.

PSORIASIS, ACNÉ, ALOPECIA, ECZEMA Y MELANOMA, LOS MÁS BUSCADOS

De los 385 sitios web analizados en el estudio, la psoriasis, con el 19,8 por ciento de los contenidos, fue el tema más compartido en las redes, seguido por el eczema (17,6%), la alopecia (15,4%), el melanoma (14,3%), el cáncer de piel (13,3%), el acné (9,7%), el sarpullido (8,9% y la rosácea (1%).

Entre los contenidos dermatológicos compartidos, el de mayor número de sitios web con menor evidencia científica fue el relacionado con el acné (50%), mientras que la rosácea y el eczema registraron el mayor porcentaje de contenidos precisos (43% y 42% respectivamente). El estudio, además, sugiere que no solo la mayor parte de los contenidos compartidos en las redes sobre dermatología presenta inexactitudes, sino que también estos contenidos imprecisos o engañosos son los que mayor interés generan entre los usuarios.

Los tópicos más frecuentes entre los contenidos imprecisos fueron la medicina alternativa, las opiniones individuales y los artículos no relacionados con instituciones sanitarias ni revisados por pares, es decir, por otros especialistas.

En este sentido, los dermatólogos advierten de que la divulgación de contenidos relacionados con la salud dermatológica sin verificar "puede suponer un problema de salud pública, ya que hay gente que toma decisiones basadas en informaciones imprecisas sin verificar por los especialistas, debido a la capacidad para compartir información no contrastada científicamente que tienen las redes sociales".

"El acceso a estos contenidos ha creado un contexto en el que esa información, que circula repetidamente, puede ser aceptada como creíble sin verificar científicamente, influyendo en la toma de decisiones y la adopción de hábitos de conducta por parte de los ciudadanos", añade el jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico San Carlos, Eduardo López Bran.

Todo ello puede minar la confianza del paciente en el especialista o sugerir tratamientos inadecuados o ineficaces que pueden llegar a ser potencialmente peligrosos "porque en esos sitios, en ocasiones, se tiende a desacreditar a la medicina convencional y, a veces, sucede que los pacientes acuden a la consulta con el dermatólogo con una idea preconcebida de su enfermedad y del tratamiento a seguir, cuestionando el que el especialista pudiera indicarles, si no se ajusta a su idea previa de una cura rápida de la caspa o de la caída del cabello como sugieren algunos de los sitios web analizados con medicinas alternativas", añade Iglesias-Puzas.

En resumen, los investigadores concluyen que la mayoría de los contenidos compartidos en las redes sociales se encuentran por debajo de los estándares aceptables de calidad y proponen la elaboración de guías y códigos de buenas prácticas basados en la evidencia y el conocimiento científico para contrarrestar los contenidos engañosos e imprecisos.

Contador