Publicado 03/11/2020 07:08CET

Los agentes de contraste de resonancia magnética cardíaca conllevan un riesgo bajo de eventos adversos

Imagen de una unidad de resonancia magnética.
Imagen de una unidad de resonancia magnética. - XUNTA - Archivo

   MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los agentes de contraste utilizados para mejorar la visión del corazón en la resonancia magnética conllevan un riesgo muy bajo de reacciones alérgicas, vómitos y otros eventos adversos agudos, según un gran estudio de Europa publicado en la revista 'Radiology: Cardiothoracic Imaging'. Los hallazgos se producen tres años después de que la Unión Europea promulgara nuevas regulaciones sobre los agentes de contraste.

   La resonancia magnética cardíaca es una herramienta bien establecida para la obtención de imágenes cardíacas. La mayoría de los exámenes de resonancia magnética cardíaca utilizan agentes de contraste intravenosos a base de gadolinio (GBCA) para mejorar la visualización del músculo cardíaco y el flujo sanguíneo.

   La resonancia magnética con contraste se usa a menudo para evaluar cicatrices en el tejido cardíaco y detectar isquemia cardíaca, una condición de flujo sanguíneo reducido al corazón como resultado del bloqueo de las arterias coronarias. La resonancia magnética cardíaca con contraste también se usa con frecuencia para evaluar enfermedades como la miocardiopatía y la miocarditis.

   Los GBCA dependen de un ion del gadolinio de metal pesado para funcionar. Dado que el ion es tóxico para los humanos, está unido a una molécula llamada ligando para que sea seguro. Se clasifican en lineales o macrocíclicos según el tipo de ligando utilizado. Los lineales tienen ligandos alargados, mientras que los macrocíclicos tienen un ligando en forma de jaula que atrapa el ion gadolinio en su interior.

   Los estudios han demostrado que pequeñas cantidades de iones tóxicos de gadolinio pueden permanecer en el cuerpo después de la administración repetida de GBCA. Se cree que los lineales tienen una mayor probabilidad de depósito en comparación con los macrocíclicos, ya que los macrocíclicos ofrecen una mejor contención del ión gadolinio y se consideran más estables.

   "Los estudios han demostrado que la probabilidad y el alcance de los depósitos de gadolinio cerebrales aumentan después de la administración de GBCA lineales en comparación con los GBCA macrocíclicos, aunque la relevancia clínica de estos depósitos aún debe determinarse", explica el autor principal del estudio, Johannes Uhlig, del Centro Médico Universitario de Goettingen, en Alemania.

   Como medida preventiva, a finales de 2017 la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) suspendió la autorización de comercialización de los tipos de GBCA lineales excepto en las imágenes hepáticas.

   Para el nuevo estudio, el doctor Uhlig y sus colegas recurrieron al Registro MRCT de la Sociedad Europea de Radiología Cardiovascular multinacional y multicéntrica para evaluar el impacto de la decisión regulatoria de la EMA. El grupo de estudio incluyó a 154.779 pacientes que se sometieron a resonancia magnética cardíaca, y casi el 95% recibió GBCA. Si bien los GBCA lineales se utilizaron en el 15,2% de los exámenes antes y en 2017, su uso disminuyó a menos del 1% en 2018 y 2019.

   También rastrearon los eventos adversos agudos asociados con GBCA y los clasificaron como leves, moderados o graves. Los eventos leves incluyeron reacciones alérgicas como urticaria y sibilancias, mientras que las reacciones como dolor de pecho y arritmia se clasificaron como moderadas o graves. En general, hubo 556 efectos adversos agudos en 145.855 resonancias magnéticas con contraste, o el 0,38%, y solo 47 se clasificaron como graves.

   "Utilizando una cohorte de pacientes a gran escala de varios países europeos, nuestro estudio demuestra que la administración de GBCA para resonancia magnética cardíaca es segura para la inmensa mayoría de los pacientes --señala Uhlig--. En particular, los GBCA macrocíclicos exhiben un perfil de seguridad aguda favorable y deben considerarse para exámenes de resonancia magnética cardíaca que evalúan cicatrices miocárdicas, isquemia, cardiomiopatía y miocarditis".

   Los eventos adversos ocurrieron incluso sin la administración de GBCA. De los 8.924 casos en el grupo de estudio que no involucraron GBCA, se reportaron 231 eventos relacionados con el examen, o 2,59%, la mayoría de los cuales fueron ansiedad y dificultad para respirar.

   Los resultados subrayan la importancia de la evaluación previa al procedimiento para buscar contraindicaciones para la exploración por resonancia magnética y la administración de GBCA, así como la probabilidad de eventos adversos asociados a GBCA, dijo el doctor Uhlig.

   "Las poblaciones potencialmente vulnerables incluyen aquellas con disnea ortostática, reacciones adversas previas de GBCA e insuficiencia renal terminal", señala.

   Las políticas sobre GBCA lineales varían internacionalmente. No se han emitido restricciones regulatorias en los Estados Unidos, aunque la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos recomienda que los médicos consideren las características de retención de gadolinio al elegir los GBCA. Debido a sus propiedades únicas, los GBCA lineales todavía se consideran vitales para las imágenes del hígado.

   "Aunque hay esfuerzos para avanzar en la obtención de imágenes hepáticas sin contraste, los GBCA lineales probablemente serán indispensables para poblaciones específicas de pacientes en un futuro próximo", apunta Uhlig.

   "Estos análisis destacan la importancia de establecer y mantener registros de datos prospectivos a gran escala, específicamente en el campo de la radiología", apunta el autor principal del estudio, Matthias Gutberlet, uno de los cofundadores del Registro MRCT.

Contador