Publicado 22/08/2020 8:29:38 +02:00CET

¿Acelerará la investigación sobre el COVID-19 la lucha contra otras enfermedades?

Un investigador trabaja en un laboratorio del centro de prevención y control de enfermedades en Nanyang, en la provincia de Henan, en el centro de China. 4 de febrero de 2020.
Un investigador trabaja en un laboratorio del centro de prevención y control de enfermedades en Nanyang, en la provincia de Henan, en el centro de China. 4 de febrero de 2020. - HAO YUAN/XINHUA - Archivo

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

El CEO de QualitecFarma, Óscar Mesa, ha abordado cómo se podrían mejorar los procesos para acelerar el desarrollo de medicamentos y vacunas, tanto para el COVID-19 como para otras enfermedades. Según este experto, los plazos científicos son bastante inflexibles para garantizar la seguridad, pero existe cierto margen de mejora a nivel burocrático.

En la pandemia se han visto ejemplos de cómo se han agilizado los procesos para encontrar una vacuna cuanto antes. Aunque por el momento no se cuenta con una vacuna o tratamiento eficaz, sí que hay varios proyectos a nivel interacional que cada vez están más cerca de conseguirlo. Países, empresas farmacéuticas y entidades sanitarias de todo el mundo están poniendo todos sus esfuerzos en encontrar cuanto antes una vacuna o un tratamiento que suponga un remedio efectivo contra el COVID-19.

"En una crisis como la que estamos viviendo, que tiene una urgencia tan grande, cualquier mejora que nos pueda enseñar para que en el futuro los procesos burocráticos que rodean el desarrollo de medicamentos puedan reducirse siempre será bueno", ha comentado en una entrevista con Europa Press.

A juicio de este experto de QualitecFarma, que lleva a cabo trabajos de monitorización de ensayos clínicos, farmacovigilancia o registro de fármacos colaborando con compañías farmacéuticas, las administraciones públicas a nivel mundial "tienen que pensar en cómo reducir" ese tiempo burocrático.

"Pero no es fácil, porque el control de todo lo que se hace tiene que ser muy exhaustivo, porque si no, estamos jugando con la salud de las personass. No puede haber ningún espacio para el error. La burocracia en cierto modo elimina errores", ha recordado Mesa.

El especialista reconoce que el proceso en el COVID-19 está siendo "muy rápido", "mucho más de lo que está acostumbrado el sector". "Sobre todo comparada con la anterior gran crisis a nivel mundial, la de la gripe española, cuando se tardaron más de 20 años para encontrar una vacuna", comenta.

Como comparación, recuerda que en estos momentos se está trabajando en vacunas "más o menos fiables" y tratamientos eficaces contra el virus, como el remdesivir, que "en dos o tres años pueden salir". "Eso es muy poco tiempo en comparación con aquello". "Hay que ser optimista, pero la solución no va a llegar mañana", reflexiona.

Sobre si esta experiencia con el COVID-19 acelerará los procesos de desarrollo de tratamientos en otras enfermedades, Mesa cree que sería lo "ideal", pero insiste en que el sector farmacéutico "es uno de los más regulados a nivel mundial, tanto desde la investigación como la fabricación y puesta en el mercado".

"Reducir los tiempos burocráticos de cualquier proceso a lo largo del desarrollo de medicamentos, que suele durar 15 años, siempre será bienvenido y buscar alternativas y tener experiencia de cómo se pueden reducir esos tiempos siempre es bueno", apunta Mesa.

En cualquier caso, el experto reitera que, al respecto de los tratamientos, "si se está ahorrando tiempo es porque la mayor parte que se está estudiando son productos que ya tienen gran parte del proceso de desarrollo hecho". "No son productos que se hayan inventado ahora, llevan mucho tiempo en el mercado. No se está partiendo de cero prácticamente en ningún caso", concluye.