Actualizado 12/06/2013 18:59:09 +00:00 CET

El 15% de los diabéticos sufrirá a lo largo de su vida una infección del pie

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 15 por ciento de las personas con diabetes sufrirá a lo largo de su vida una infección del pie, con una incidencia anual del 1 al 4 por ciento, según ha informado la miembro de la Sección de Pie Diabético de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), Esther Doiz, que ha participado en el 59º Congreso que la Sociedad ha organizado en Girona.

Sin embargo, tal y como ha avisado, pese a su elevada prevalencia, existe un "retraso" en el diagnóstico y un "problema" de educación sanitaria y de desconocimiento por parte de los pacientes diabéticos sobre su propia enfermedad y sus complicaciones.

"El tratamiento y diagnóstico precoz del pie diabético agudo condiciona la evolución y el buen pronóstico de la extremidad. Los especialistas de referencia hospitalarios deben trabajar en estrecha relación con los profesionales de podología y Atención Primaria, pero lo cierto es que, en la práctica clínica, existe un entramado sanitario que retrasa las derivaciones a los hospitales de referencia y no todos los centros disponen de protocolos de derivación con una puerta de entrada rápida y dinámica que garantice la atención precoz", ha comentado la experta.

En este sentido, ha asegurado que el reto continúa siendo optimizar el proceso terapéutico de los pacientes desde la consulta de Atención Primaria y desde la Enfermería, sentando una base "sólida" para que el circuito asistencial al que acceda el paciente garantice un correcto manejo de la enfermedad, ya que hasta ahora, el criterio de derivación y diagnóstico es "heterogéneo y difuso".

"Es necesario reforzar la labor de información al paciente desde la propia consulta para que ante los primeros síntomas, se pueda tratar la enfermedad de forma precoz y evitar que derive en deformaciones, úlceras o incluso en una amputación", ha explicado.

Por tanto, a su juicio, la implicación del mal control glucémico, lipídico y el tabaquismo activo sobre la aparición y progresión de las complicaciones crónicas asociadas al pie diabético obliga a establecer mecanismos de regulación y evaluación periódica de indicadores de control metabólico que permitan identificar áreas deficientes y desarrollar planes de actuación orientados a mejorar las distintas alteraciones metabólicas con el objetivo de evitar o retrasar el desarrollo de dichas complicaciones.

EXISTEN "POCAS" UNIDADES DE DIABETES

No obstante, ha apostillado, pese a su importancia, son "pocas" las unidades de diabetes que evalúan de forma periódica y automatizada algún tipo de indicador de resultados intermedios, como la HbA1c, el LDL-colesterol, la presión arterial o las amputaciones. Los resultados de trabajos nacionales e internacionales muestran una consecución de objetivos insuficientes.

De hecho, el mal manejo del pie diabético repercute, directa e indirectamente sobre los costes socioeconómicos que genera esta enfermedad y que da pistas sobre la magnitud de este problema social. Y es que, según diversos estudios, el coste anual de la diabetes en España oscilaría entre 710 y 2873 millones de euros, lo que representaría entre un 1,5 y un 6,2 por ciento del gasto sanitario público.

Con todo, el coste medio de un paciente al año sin complicaciones fue de 883 euros frente a los 1.403 euros de aquellos pacientes con complicaciones microvasculares y los 2.022 si coexistían ambos tipos de complicaciones.

"Se considera que el coste de un tratamiento para el pie diabético sin amputación oscila entre los 1.465 y los 2.301 euros, con amputación menor entre 3.572 y 3.648 euros y con amputación mayor, entre 4.277 y 5.031 euros. Lo importante es detectarlo a tiempo tanto para mejorar el pronóstico del paciente como para evitar costes innecesarios", ha argumentado esta experta.

La solución, por tanto, pasa por la creación de las Unidades de Pie Diabético, que permiten un abordaje multidisciplinar y que han demostrado ser una herramienta fundamental tanto para el tratamiento de esta enfermedad como para su prevención.

"Se trata de unidades funcionales que agrupan equipos multidisciplinares de profesionales con el fin de tratar el pie diabético desde todos los ámbitos posibles, como cirugía vascular, endocrinología, traumatología, infecciosos, podología, rehabilitación o asistencia social, y así mejorar su pronóstico", ha zanjado.