Publicado 24/08/2021 11:20CET

El 10% de los contagiados sufre molestias oculares como ojo seco, dolor o picor

Archivo - Una mujer con mascarilla y gafas de sol en imagen de archivo
Archivo - Una mujer con mascarilla y gafas de sol en imagen de archivo - María José López - Europa Press - Archivo

Avisa que el uso de las mascarillas puede desencadenar orzuelos y chalazión por el nivel de bacterias que puede contener la respiración

CASTELLÓ, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La optometrista de Vithas Castellón Elena Santolaria ha subrayado este martes que el 10 por ciento de las personas contagiadas de covid-19 ha sufrido molestias oculares como ojo seco, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento ocular, lagrimeo, picor o dolor ocular y ha advertido también de que el uso de mascarillas puede desencadenar orzuelos y chalazión --infecciones en forma redondeada en los bordes de párpado y pestañas-- debido al nivel de bacterias que puede contener la respiración.

Así lo ha indicado en un comunicado en el que ha indicado que la llegada del verano implica extremar el cuidado de los ojos con limitación de la exposición directa al sol, uso de gafas de sol adecuadas y no abusando de los aires acondicionados pero además ha recalcado que en estos días donde la incidencia de la covid-19 es elevada, se debe tener en cuenta que una de las puertas de entrada al organismo del virus son los ojos.

"En cuanto a la presencia del virus sobre la superficie ocular, diferentes estudios concluyen que la relación de pacientes positivos que muestran conjuntivitis es del 1 al 3% según países. Por tanto, debido a la controversia de los estudios, hasta el momento, parece poco probable que el ojo sea una vía de transmisión principal de la enfermedad", ha señalado la especialista.

Con respecto al uso en concreto de las lentes de contacto, la experta afirma que "no existen datos en los que se muestre que el riesgo de infección por SARS-CoV-2 sea más probable en los usuarios de lentes de contacto y tampoco de desarrollar la covid-19 con respecto a los usuarios de gafa o a los que no usan nada, por tanto, no hay riesgo a no ser que sea por una mala higiene".

En todo caso, ha incidido en la necesidad de una buena higiene. "Ahora más que nunca lavado de manos a conciencia con agua, jabón y secado de manos; reemplazar las lentes de contacto cuando toque, y lavarlas con las soluciones recomendadas por el óptico-optometrista profesional. Hay que recordar que si no tenemos las manos lavadas o limpias debemos evitar tocarnos la cara, boca, nariz, manipular las lentes de contacto, gafas o cualquier elemento de corrección visual".

Por otro lado, y ante la duda de si las gafas protegen a las personas de desarrollar la enfermedad vírica, la especialista subraya que "no hay respaldo científico al respecto debido a que estas no realizan un sellado completo de la zona, así pues, si se requiere una protección ocular frente a un paciente covid, las gafas deberían de quedar selladas a la cara".

No obstante, ha indicado que el virus puede sobrevivir dos o tres días sobre las superficies de plásticos o metales, por tanto, "una vez más la higiene de las gafas con agua y jabón regularmente es fundamental ya que el riesgo de transmisión en este sentido sería alto".

LENTES DE CONTACTO Y CONTAGIO

Según Elena Santolaria, "es importante recordar que cuando un usuario de lentes de contacto enferma, debe dejar de usarlas y sustituirlas por gafas graduadas, ya que las enfermedades por infección en las vías altas tienen más riesgo de desarrollar tantas queratitis microbianas como infiltrados, y cuando se vuelva al uso de las lentes de contacto debe ser tras la supervisión del médico oftalmólogo, con lentes de contacto nuevas y estuche nuevo".

En relación con el uso de la mascarilla, si ha desencadenado una mayor sequedad ocular debido al cambio de la circulación del aire, recomienda que se ajuste mejor por la zona nasal "para disminuir la evaporación de la lágrima y se puede mejorar esta situación usando lágrimas las artificiales que el médico u óptico-optometrista aconseje".

Si aparecen orzuelos y chalazión, señala que se mejora con la limpieza de los párpados con productos especiales que regulan la cantidad de bacterias presentes en los bordes así como el lavado de las mascarillas con agua caliente o la sustitución de estas según las indicaciones del fabricante. "Se recomienda lavados rutinarios por la noche y pegado con cinta adhesiva de la mascarilla a la nariz", ha explicado.

Contador