Actualizado 17/11/2006 10:30 CET

Una vacuna derivada de los tumores de los pacientes con cáncer cerebral amplía su esperanza de vida

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una vacuna derivada de los tumores de los pacientes con glioma recurrente, un cáncer cerebral letal, aumenta la esperanza de vida de estas personas según muestran los resultados preliminares de un ensayo clínico de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos). Los resultados de la investigación, cuyo objetivo inicial era comprobar la eficacia y seguridad de la vacuna, se han hecho públicas durante la reunión científica anual de la Sociedad de Neuro-Oncología que se celebra estos días en Orlando.

Los descubrimientos procedentes del primer grupo de seis pacientes del estudio muestran que vitespen, registrado como 'Oncophage', una vacuna hecha a partir del tumor del propio paciente, estaba asociada con una respuesta inmune específica para el tumor en pacientes con glioma de alto grado recurrente. El glioma es un tipo de tumor primario que se forma a partir de las células gliales, las células del tejido conectivo que rodea y da soporte a las células nerviosas. La localización más común del glioma es el cerebro y su progresión suele conducir a la muerte del paciente.

La vacuna, derivada de los tumores individuales de los pacientes, contiene la características específicas del cáncer particular del paciente y está diseñada para reprogramar el sistema inmune del organismo para dirigirse sólo a las células cancerosas que portan tales características dejando el tejido sano a salvo y limitando los efectos secundarios asociados con tratamientos como la quimioterapia o la radiación.

En el ensayo, diseñado para comprobar la fiabilidad, seguridad y eficacia de la vacuna, participaron dos grupos de seis pacientes que recibieron un mínimo de cuatro inyecciones: el primer grupo recibió dos vacunaciones por semana y el segundo vacunaciones semanales. Los investigadores registraron las respuestas de su sistema inmune antes, durante y después del tratamiento.

En el primer grupo de estudio, los resultados mostraron que la respuesta inmune específica para el tumor se detectó después de la vacunación en los seis pacientes. Los investigadores observaron que los pacientes cuya enfermedad se encontraba en niveles estables tras la extirpación quirúrgica del tumor y antes de la vacunación fueron más propensos a responder al tratamiento.

De los primeros seis pacientes tratados, cinco han superado la media histórica de seis meses y medio de supervivencia desde el momento de la recurrencia del tumor. Los seis han excedido la supervivencia histórica global de 14,6 meses desde su diagnóstico con la enfermedad.

Los investigadores continuarán el seguimiento de estos pacientes en relación a su supervivencia global y la progresión libre de la enfermedad. Los científicos no han identificado episodios adversos o tóxicos atribuibles a la vacuna.

Según los investigadores, estos descubrimientos preliminares serán la base de un estudio más amplio que se desarrollará en 2007.