La terapia oral con estrógeno, asociada con mayor riesgo de cirugía de vesícula biliar en mujeres menopáusicas

Actualizado 18/03/2013 20:39:00 CET

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La terapia de estrógeno oral para las mujeres menopáusicas se asocia con un mayor riesgo de cirugía de vesícula biliar, según un estudio a gran escala de más de 70.000 mujeres en Francia, publicado en 'Canadian Medical Association Journal'. Las mujeres que tomaron la terapia de estrógeno a través de parches en la piel o geles no parecen tener mayor riesgo.

La enfermedad de cálculos biliares es común en los países desarrollados y las mujeres mayores de 50 años están en mayor riesgo. Otros factores de riesgo son la obesidad, la diabetes, el colesterol alto, la mala alimentación y haber dado a luz a dos o más hijos.

Un amplio estudio de 70.928 mujeres menopáusicas en Francia entre 1992 y 2008 analizó si la terapia hormonal aumenta el riesgo de la cirugía de la vesícula biliar (colecistectomía) para las complicaciones de los cálculos biliares.

"En este gran estudio prospectivo de cohorte francés, se encontró que el riesgo de colecistectomía fue mayor entre las mujeres expuestas a los regimientos de estrógeno por vía oral para la terapia hormonal para la menopausia, especialmente los regímenes orales sin progestágenos", escribe el doctor Antoine Racine, del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (INSERM) de Francia y la Universidad París Sur, con colegas.

"Otros tipos de terapia hormonal para la menopausia no se asociaron con un mayor riesgo de colecistectomía", añade este investigador. "La colelitiasis complicada debe añadirse a la lista de los posibles efectos adversos a considerar al ponderar los beneficios y riesgos asociados con la terapia hormonal para la menopausia", concluyen los autores.

En un comentario relacionado, la doctora Bette Liu, de la Facultad de Medicina de la Universidad de New South Wales, en Sidney, Australia, escribe que los resultados de este estudio apoyan las recomendaciones actuales para minimizar las dosis y la duración de la terapia hormonal para los síntomas menopáusicos, aunque si la terapia hormonal se considera necesaria, las formulaciones transdérmicas (tales como parches o geles) pueden tener menos efectos adversos que las formulaciones orales.