Tener un perro fomenta el ejercicio en mujeres embarazadas

Actualizado 16/02/2012 11:33:04 CET

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El estudio de más de 11.000 mujeres embarazadas, en colaboración con Mars Petcare, ha mostrado que aquellas que poseían perro tenían aproximadamente un 50 por ciento más probabilidades de alcanzar la cantidad recomendada -30 minutos de ejercicio al día caminando a paso ligero- que aquellas sin perro. Los científicos sugieren que, ya que se trata de un ejercicio de bajo riesgo, pasear al perro podría formar parte de una estrategia más amplia para mejorar la salud de las mujeres embarazadas.

Estudios anteriores han demostrado que la obesidad materna y el gran aumento de peso durante el embarazo tienen efectos adversos para la madre y el niño. Los estudios muestran, por ejemplo, que la obesidad en mujeres embarazadas puede resultar en partos difíciles y, también, puede tener implicaciones para el futuro de la obesidad en el niño. Así, las mujeres embarazadas y las que planifican un embarazo, deben ponerse en contacto con profesionales de la salud para controlar su peso y hacer ejercicio.

El ejercicio recomendado durante el embarazo incluye caminatas, senderismo, footing y natación, pero muchas mujeres prefieren caminar como su principal medio de ejercicio. En el primer estudio para investigar si pasear al perro podría ayudar a promover el ejercicio en mujeres embarazadas, los investigadores anticiparon que los resultados podrían ser de valor para los expertos en salud que ofrecen consejos sobre el mantenimiento físico general y los hábitos alimenticios saludables durante el embarazo.

Según la doctora Carri Westgarth, del Institute of Infection and Global Health, "aunque los niveles más altos de actividad física de los dueños de perros adultos ya se ha demostrado en los EE.UU. y Australia, este es el primer estudio de su tipo en examinar si los efectos también se aplican a las mujeres embarazadas".

Al no controlar su peso y el ejercicio, señalan, "las mujeres embarazadas tienen riesgo de sufrir un aumento de peso innecesario. Ahora, hemos observado que tener uno o más perros ayuda a las mujeres embarazadas a caminar a paso ligero regularmente, ayudándolas a alcanzar la cantidad recomendada de 150 minutos de actividad física a la semana. Sin embargo, la actividad de pasear al perro, por sí misma, no puede reducir el número de mujeres embarazadas obesas, y algunas mujeres embarazadas que tienen perros no salen a caminar. Esto significa que tenemos que averiguar cómo promover el salir a pasear al perro podría integrarse en una estrategia más amplia, que incluye consejos sobre la alimentación saludable, fomentar el ejercicio durante el embarazo y reducir el aumento de peso".

La investigadora añade que "ahora tenemos que investigar por qué algunas personas no utilizan la oportunidad de mejorar su salud paseando a sus perros con regularidad, y qué barreras y motivadores que hay que examinar. Además, tenemos que averiguar cómo factores, tales como el tipo de perro, afectan a la intensidad de la actividad física: por ejemplo, los propietarios de perros grandes caminan más rápidamente, en comparación con los propietarios de perros pequeños. Esto nos ayudará a identificar los consejos que los profesionales de la salud podrían recomendar a las mujeres embarazadas".

La doctora Sandra McCune, directora del Programa de Investigación de Mars Petcare, afirma que "el centro Mars Petcare ha emprendido una serie de investigaciones sobre los beneficios de tener una mascota. Creemos que tener una mascota, y cuidarla de forma adecuada, es enormemente positivo para el bienestar físico y mental del propietario. Esta investigación muestra, además, que pasear al perro puede formar parte de un estilo de vida saludable en las mujeres embarazadas".