La soledad puede causar inflamaciones crónicas que predisponen a padecer enfermedades

Actualizado 04/03/2013 13:10:02 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Psicólogos de la Universidad de Chicago y de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, han demostrado que las personas que están socialmente aisladas desarrollan cambios en sus sistemas inmunológicos que provocan una condición conocida como inflamación crónica, lo que puede derivar en enfermedades en ocasiones con consecuencias fatales.

Las inflamaciones temporales son necesarias para la cura de cortes o infecciones, pero si ésta persiste en el tiempo puede llevar a padecer enfermedades cardiovasculares y cáncer.

En un primer trabajo, los investigadores de la Universidad de Chicago descubrieron que las personas solitarias encuentran más estresantes las actividades diarias que aquellas con una vida social más activa. Los científicos creen que el cortisol, la hormona que el cuerpo libera como respuesta al estrés, causa inflamaciones y otras enfermedades.

Para corroborarlo, en un segundo estudio de la Universidad Estatal de Ohio se analizaron los niveles de inflamación en respuesta al estrés en personas solitarias.

La doctora Lisa Jeremka, una de las autoras del estudio, comparó a mujeres que han sobrevivido a un cáncer de mama con voluntarias sanas, y las sometió a una prueba llamada test de Estrés Social de Trier, en la que, sin previo aviso, las participantes debían dar una charla frente a un panel explicando por qué eran las mejores candidatas para un puesto de trabajo.

Después se les pidió que hicieran una operación de aritmética frente al panel. Los exámenes realizados tras este test mostraron que en ambos grupos, las personas solitarias eran las que presentaban un mayor nivel de inflamación.

"Si se está solo se pude tener un nivel de inflamación mayor sin importar si se padece una enfermedad crónica", ha explicado a la BBC la doctora Jeremka. "Durante mucho tiempo a los médicos les costó reconocer la importancia de la soledad en la salud. Ahora sabemos que es necesario analizar y entender los contextos sociales de los pacientes".

El número de personas que viven solas está creciendo en todo el mundo. Además, muchos son ancianos que se han quedado solos después de la muerte de sus parejas o cuando sus familias se han mudado.

Por ello, añade esta experta, es necesario encontrar la manera de ayudar a la gente solitaria. "Lamentablemente, no podemos decirle a todo el mundo que salga y encuentre a alguien que le quiera. Necesitamos crear redes de apoyo", concluye la experta.