Publicado 12/02/2021 17:17CET

Sociedades sanitarias y civiles instan a Sánchez a crear la primera generación sin tabaco para 2025

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Sociedades sanitarias y civiles, reunidas en el webinario sobre 'Tobacco Endgame', organizado por Nofumadores.org y la organización ASH, han instado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a crear la primera generación sin tabaco para 2025.

De hecho, se ha creado el manifiesto 'Final de Partida' que se basa en el Convenio Marco para el Control del Tabaco CMCT, del cual España es firmante, y no solo exige que España acelere su implementación, sino que asuma el liderazgo implementando el artículo 2.1 de dicho Convenio que alienta a los países a aplicar "medidas que vayan más allá de las estipuladas" para proteger la salud.

Las políticas del 'Tobacco Endgame' suponen un cambio de paradigma, acabar con 'el siglo del cigarrillo', al discutir la propia legitimidad de la industria tabaquera pidiendo la reconversión y desmantelamiento de la misma en España. El seminario contó con la presentación de la exministra de Salud y portavoz de la comisión de Sanidad del PSOE, Maria Luisa Carcedo, quien ha anunciado que ya se está trabajando en la dirección de varios de los puntos principales con vistas a una nueva ley.

Asimismo, el Director de ASH, Acción sobre Tabaquismo y Salud, Laurent Huber, impulsor de la iniciativa 'Endgame' en España, ha avisado de que a pesar de su compromiso con la salud, los derechos humanos y los objetivos de desarrollo, la prevalencia del tabaquismo en España sigue siendo alta.

"Sin embargo, España está ahora bien posicionada para demostrar su liderazgo en salud global y la implementación del Plan Europeo contra el Cáncer uniéndose al llamamiento del presidente francés Macron, así como de otros países, por una generación libre de tabaco y tomando medidas para garantizar que menos de 5 por ciento de la población española consuma tabaco en 2040", ha señalado.

Por su parte, la editora del 'British Medical Journal Tobacco Control', Ruth Malone, quien ha instado a las autoridades españolas a perder el miedo a cambios estructurales que comenzarían por deshacerse de las máquinas expendedoras de tabaco y restringir los puntos de venta.

"El avance radical en políticas de tabaquismo es algo razonable y conseguible, que descansa sobre tres patas, la sociedad que ha demostrado estar mayoritariamente a favor de políticas más duras respecto al tabaco, las sociedades socio científicas y sanitarias, las cuales llevan toda la pandemia de Covid-19 reclamando que se prohíba fumar en las terrazas de hostelería, y el Gobierno, del que se reclama una acción legislativa contundente", ha añadido el miembro del European Network for Smoking Prevention, Francisco Rodríguez Lozano.

Asimismo, la presidenta de Nofumadores.org, Raquel Fernández Mégina, incidió en que la última década de aplicación laxa de la Ley del Tabaco en España ha perpetuado el tabaquismo crónico, una situación en la que se ve como normal que muera más de 500.000 de personas en una década por una pandemia perfectamente evitable".

Además, ha destacado la necesidad de llevar a cabo una estrategia a medio plazo que implique al Estado en la reconversión industrial y profesional del sector del tabaco, tanto en la distribución, como en el sector agrícola.

De nuevo, Malone ha insistido en que el tabaco es una pandemia producida por una industria, una "anomalía histórica que ha producido el siglo de cigarrillo", pero se deben hacer cambios estructurales para que el cáncer de pulmón vuelva a ser una enfermedad poco común. "Hace ya 70 años que se publicó en portada del BMJ la relación entre cáncer de pulmón y tabaco, no nos explicamos como el cigarrillo no ha sido prohibido a estas alturas, esto no es algo que debería verse como normal", ha recalcado.

Además, Fernández ha incidido en la restricción de puntos de venta como un fallo en la Ley del Tabaco, ya que en 2010, el sector presionó para que el Gobierno permitiera multiplicar los puntos de venta. Esta medida, y la ausencia de control, permite un acceso sin restricción a los menores de edad. "El apoyo internacional que el movimiento de control del tabaquismo en España recibe de organizaciones científicas y ciudadanas internacionales, además de la propia OMS, es importantísimo para que las autoridades españolas activen un plan para abordar el Endgame como un objetivo asumible a medio plazo", ha zanjado.