Actualizado 25/06/2012 12:09:12 +00:00 CET

El síndrome de apnea del sueño triplica el riesgo de cardiopatía en mujeres y lo aumenta entre 4 y 5 veces en hombres

Cansancio
JUANCARLOS!/FLICKR

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El síndrome de apnea del sueño triplica el riesgo de cardiopatía en las mujeres y lo aumenta entre 4 y 5 veces en los hombres, según diversos estudios que ha recogido la Fundación Española del Corazón (FEC). Así, se confirma la relación existente entre esta enfermedad y el riesgo cardiovascular.

La apnea del sueño es un trastorno frecuente que consiste en la interrupción de la respiración durante el sueño. Durante estos espacios de tiempo sin respirar, el nivel de oxígeno en la sangre del paciente "puede bajar, lo que favorece el desarrollo de hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares, como cardiopatía isquémica, accidentes cerebrovasculares y arritmias", explica el miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardiólogo del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe de Sevilla, el doctor Adrián Revello.

En la actualidad, lo sufre entre el 2 y el 4 por ciento de la población adulta española, lo que supone entre 1.200.000 y 2.150.000 personas afectadas y que necesitan tratamiento. Sin embargo, sólo están diagnosticadas entre un 10 y un 15 por ciento de ellas.

ESTA ENFERMEDAD PUEDE PROVOCAR DEPRESIÓN A LAS MUJERES

En cuanto a la sintomatología, ésta responde a ronquidos, pausas respiratorias observadas durante el sueño del paciente y somnolencia diurna excesiva. No obstante, a veces en las mujeres puede originar depresión o cansancio crónico, lo cual "puede hacer que se retrase el diagnóstico correcto", añaden.

De cualquier forma, la FEC se ha valido de un estudio realizado por científicos españoles y publicado en la revista 'Annals of Internal Medicine' para demostrar que el riesgo cardiovascular "puede reducirse en las personas que están tratadas correctamente con los dispositivos de presión positiva continua". Unido a ello, puede originarse el efecto de disminuir los niveles de presión arterial de los pacientes.

Por ello, y para evitar que la apnea del sueño represente un factor de riesgo cardiovascular, la FEC recomienda "acudir al médico cuando se tenga sospecha de apnea, y hacerlo en compañía de la persona que habitualmente ve dormir al paciente". Además, disminuir el consumo de bebidas alcohólicas, sedantes y relajantes musculares durante las horas previas al sueño "puede ser beneficioso", sostienen desde la FEC.

Sin embargo, los especialistas se muestran exigentes y añaden que también el paciente "se debe mantener en el peso adecuado", ya que el sobrepeso es sinónimo de enfermedades cardiovasculares.