Publicado 25/02/2020 12:50:20 +01:00CET

Sindicatos rechazan la propuesta de CNMC de cambiar ambulancia por VTC o taxi en transportes sanitarios ordinarios

Ambulancia del servicio de emergencias sanitarias 061
Ambulancia del servicio de emergencias sanitarias 061 - JUNTA DE ANDALUCÍA

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos UGT, CCOO, USO y la Federación Nacional de Empresarios de Ambulancias (ANEA) han rechazado la recomendación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de contar con el taxi y los vehículos de alquiler con conductor (VTC) en vez de ambulancias para atender determinadas rutas de transporte sanitario ordinarias, con el objetivo de reducir el coste a las arcas públicas.

"Consideramos que el informe de la CNMC marca un retroceso asistencial de los logros alcanzados en los últimos años. Los pacientes de transporte sanitario tienen que ser trasladados con las mejores garantías, tanto en requerimiento técnico de los vehículos, como con la capacitación del personal que lo realiza (en la actualidad, Técnico en Emergencias Sanitarias)", afirman en un comunicado.

Estas organización consideran que los taxis y VTC "están orientados a otro tipo de servicios", y defienden que "no cuentan con vehículos dotados de los recursos necesarios para el transporte de personas enfermas, ni las personas que los conducen cuentan con la formación necesaria para poder dar la atención especializada que se precisa, y a los que no se les puede añadir unas responsabilidades que, evidentemente, no les corresponden".

"El transporte sanitario, tal y como afortunadamente ha ido evolucionando, es un servicio que debe estar en relación directa con el sistema de salud que toda población avanzada precisa. La realización del transporte sanitario mediante taxis o VTC supondría una regresión en la calidad del servicio, así como una intromisión injustificable en el sector del transporte sanitario", resumen.

Así, ven la propuesta de la CNMC de la reforma de la normativa para que vehículos turismo puedan prestar el servicio de transporte sanitario como "no válida ni coherente con el signo de los tiempos". "Las propuestas que hace la CNMC en su informe supondrían una regresión en algunos de los pasos acometidos, además de ocasionar una pérdida sustancial de puestos de trabajo, tirando por tierra lo que ha sido un sistema de transporte sanitario ejemplar en el resto del mundo", concluyen.

La CNMC limita su recomendación a la asistencia programada a centros hospitalarios para recibir tratamientos como diálisis, radioterapia o rehabilitación, y no para labores de traslado de pacientes enfermos propias de las ambulancias. También lo estima óptimo para el desplazamiento regular de empleados públicos.