Publicado 07/04/2020 16:48:51 +02:00CET

Sindicato de médicos expresan a Illa su rechazo al protocolo de reincorporación de sanitarios

Sanitarios protegidos con mascarillas aplauden conmocionados tras el minuto de silencio en la entrada del Hospital Doctor Peset por la técnica de enfermería fallecida por coronavirus, en Valencia/Comunidad Valenciana (España) a 6 de abril de 2020.
Sanitarios protegidos con mascarillas aplauden conmocionados tras el minuto de silencio en la entrada del Hospital Doctor Peset por la técnica de enfermería fallecida por coronavirus, en Valencia/Comunidad Valenciana (España) a 6 de abril de 2020. - Rober Solsona - Europa Press

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha remitido una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la que explican su rechazo al protocolo de la reincoporación de sanitarios en aislamiento por contacto o positivo con casos confirmados de coronavirus.

"Las precauciones llegan al mínimo en un momento en el que, además, las dificultades para poder obtener los adecuados equipos de protección individual parecen normalizarse. Es curioso constatar cómo el tratamiento realizado con los profesionales afectados por la infección difiere enormemente del que se plantea para la población en general", denuncian.

En concreto, lamentan que mientras que en personal no sanitario con contacto estrecho sin EPI con caso posible, probable o confirmado se proponen 14 días de aislamiento con PCR a los 7 días para valorar la vuelta al trabajo en caso de negatividad, en el caso de los profesionales se plantea realizar actividad normal y vigilancia pasiva de síntomas.

Por otro lado, en el protocolo aparece la posibilidad de realizar seguimiento de profesionales con sintomatología leve sin confirmación con prueba PCR, ni para asegurar el diagnóstico ni para valorar su negatividad al alta, "sin que quede claro en qué situaciones puede suceder esto".

"No sabemos, en concreto, si se trata de dar cobertura a situaciones en que los resultados de la primera prueba no aparecen, cosa que no ha sido infrecuente en alguna comunidad autónoma. Consideramos que, dado el posible papel transmisor de un profesional cuya infectividad no haya sido descartada por un PCR negativa, no deberían manejarse los casos de infección sintomática en los profesionales sin utilización de la correspondiente prueba diagnóstica. Es más, la propia recomendación al alta al séptimo días en quienes, afebriles, presenten una clara mejoría de síntomas respiratorios, para que porten durante otros siete días más mascarilla y guantes, no hace sino reafirmar el temor de que puedan seguir siendo contagiosos para sus pacientes", indican.

Igualmente, muestran su sorpresa en que para los casos graves con necesidad de ingreso hospitalario se plantee la posibilidad de alta directa desde el hospital si previamente se ha obtenido una PCR negativa, sin hacer alusión a la situación sintomatológica o de recuperación del paciente, después de haber atravesado una etapa de gravedad que precisa su correspondiente convalecencia.

"En este sentido, entendemos que el mero resultado negativo no puede ser el único factor a considerar, pues será necesaria una correcta evaluación del profesional por parte del médico responsable de la baja para acreditar la idoneidad de su vuelta al ejercicio profesional", reiteran.

"Entendemos la situación creada por la afectación de numerosos profesionales en esta pandemia, en muchos casos debida a deficiencias en equipos de protección. Pero entendemos que los profesionales no son un mero engranaje en la maquinaria asistencial, y que precisan un trato también más humano y humanizador, como el que se desea para todos los pacientes. Sobre todo si dicho trato, además, permite una mayor seguridad para los pacientes", concluyen.