Publicado 31/05/2022 09:57

Semergen lanza la campaña 'El tabaco, una amenaza para nuestro medio ambiente'

Archivo - Mujer fumadora, tabaco, cigarro
Archivo - Mujer fumadora, tabaco, cigarro - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MARCO FALKOWSKI

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha lanzado, con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, la campaña 'El tabaco, una amenaza para nuestro medio ambiente', en la que se recuerda que el tabaquismo mata cada año a más de ocho millones de personas y destruye el medio ambiente, perjudicando, "aún más si cabe", la salud de las personas.

En concreto, la iniciativa tiene como objetivo sensibilizar a la población sobre el impacto ambiental que tiene el tabaco, desde su cultivo y producción hasta su distribución, sin olvidar los residuos que genera. Por ello, animará más a los pacientes fumadores a abandonar el consumo de tabaco.

Y es que, a pesar de que la industria del tabaco tiende a "pregonar una apariencia 'verde' de su reputación y sus productos", presentándose y presentándolos como "algo inocuo para el medio ambiente", Semergen ha avisado de que la realidad es que su actividad global produce una emisión de gases de efecto invernadero equivalente a 84 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono.

Además, prosigue, cada año se destruyen unos 3,5 millones de hectáreas de tierras para cultivar tabaco en ellas. "Este cultivo provoca la deforestación de bosques y selvas en el mundo en desarrollo, ya que en él se concentra la mayor parte de la producción tabacalera", ha detallado la organización.

"De este modo se estaría dañando el medio ambiente con la tala de árboles, el uso abusivo del agua, la utilización de plaguicidas, la producción de incendios, y como no, el producto final, la colilla del cigarro que se constituye en un residuo tóxico altamente nocivo que contaminaría ríos, mares y playas del mundo, como destino final", han comentado desde Semergen.

Igualmente, consideran "intolerable" la utilización de los niños de los países en desarrollo, que son sometidos y explotados a largas jornadas de trabajo en las plantaciones del tabaco para ayudar a sus familias y poder subsistir, en lugar de asistir a las escuelas.

Por todo ello, en la campaña se exhorta a los gobiernos a desarrollar políticas eficaces que endurezcan una legislación demasiado permisiva, y sobre todo a que apliquen y refuercen las normativas existentes para obligar a los productores a hacerse responsables de los costos ambientales y económicos de los residuos derivados de los productos de tabaco.

"En definitiva, muchas razones para animar a los fumadores a que abandonen el consumo de tabaco, y a que los niños y los jóvenes no se inicien en el mismo, con el fin de preservar y de cuidar nuestro planeta. Que todos los días del año sean días mundiales sin tabaco", ha zanjado Semergen.