Sanidad lanza 'La salud también viaja', campaña que alerta del riesgo sanitario que tienen ciertos destinos de verano

Actualizado 29/05/2008 17:37:58 CET
- MSC

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha puesto ya en marcha, de cara al verano, el programa 'La salud también viaja 2008', con el que busca informar a los viajeros sobre los países donde existen mayores riesgos sanitarios y las medidas preventivas a tomar para planificar viajes a zonas del mundo como El Caribe, África o países asiáticos como China, donde las Olimpiadas llevarán a miles de visitantes.

Como cada año, Sanidad recuerda que quienes viajen al extranjero que deben consultar a los expertos de los centros de vacunación internacional --sobre todo los que vayan al Caribe o a destinos poco frecuentes-- sobre las vacunas que necesitan, la situación del país y otras precauciones a tomar. Además, piden a los viajeros que cuenten a su médico cualquier síntoma que tengan tras el viaje, ya que algunas enfermedades no se manifiestan de manera inmediata.

Durante 2007, los centros de vacunación internacional autorizados por Sanidad atendieron a 238.600 viajeros, lo que supone casi un 20 por ciento más de visitas que el año anterior. Además, realizaron en 481.731 actuaciones preventivas individualizadas, dos actuaciones por viajero atendido y atendieron más de 190.000 llamadas telefónicas.

Para el nuevo director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, el epidemiólogo Ildefonso Hernández, este aumento de visitas a los centros de vacunación indica que los viajeros cada vez están más concienciados de la importancia que tiene cuidar la salud, también cuando salen al extranjero. "La salud cada vez es más el centro de la vida de las personas, también cuando viajan", indicó Hernández en declaraciones a Europa Press.

Dice que a la hora de viajar, sobre todo a países tropicales, las precauciones más necesarias son la vacuna de la fiebre amarilla y la prevención antipalúdica contra la malaria, ya que aún no existe una vacuna para esta enfermedad. También son importantes la vacuna de las fiebres tifoideas y la del tétanos.

PARA CHINA EN OLIMPIADAS

"Cada país necesita unas vacunas específicas, por eso es importante pedir información sobre la situación del destino y su cobertura sanitaria. En nuestra página web ('www.msc.es/lasaludtambienviaja'), se puede consultar el riesgo de cada país y por itinerarios", apuntó.

Por ejemplo, para los turistas que este verano se decidan por China en sus vacaciones, Sanidad recomienda la vacuna de la fiebre tifoidea, la hepatitis B y llevar actualizada la del tétanos. "Según a qué zona se vaya también se aconsejan medidas contra el paludismo o malaria y la vacuna de la gripe, para que las posibilidades de coger cualquier tipo de gripe sea las más bajas", recomendó Hernández.

A la hora de volver, los problemas más frecuentes que presentan los viajeros están relacionados con el paludismo, del que el año pasado se dieron unos 300 casos, y el dengue, que recientemente se ha extendido por zonas donde antes no era habitual, como Brasil, anotó.

LAS RECOMENDACIONES DE SANIDAD

En concreto, las recomendaciones generales de Sanidad para estos viajeros son consultar un mes y medio antes del viaje un centro de vacunación internacional para conocer la situación sanitaria del país y las medidas de prevención que deban adoptarse e informarse de las vacunas o tratamientos preventivos necesarios para el destino.

Asimismo, aconsejan visitar al médico antes del viaje, si se padece alguna alergia o se esté tomando algún tratamiento, para contar con un informe médico actualizado y la cantidad suficiente de medicación, en el caso de las personas en tratamiento.

También es importante informarse sobre el sistema local de asistencia sanitaria y conocer la extensión de la cobertura de su seguro, además de elegir ropa y calzado adecuados y llevar un pequeño botiquín que contenga material de cura y algunos medicamentos para síntomas menores, como analgésicos o antihistamínicos.

En el país de destino, advierten de que hay que tener precaución con los alimentos y bebidas, que son la causa más frecuente de enfermedad en el viajero. Es recomendable lavarse las manos con frecuencia para evitar infecciones; beber agua embotellada y evitar el consumo de hielo; consumir sólo leche envasada y derivados lácteos higienizados y tener cuidado con la repostería y los helados.

Las comidas deben estar cocinadas y conservadas a temperatura adecuada; es positivo evitar los productos crudos y tener especial cuidado con las salsas y los preparados que contengan huevo crudo. La fruta debe ser pelada personalmente y las verduras no deben comerse crudas; Además, no se debe comer en puestos ambulantes.

Ante las posibles agresiones del entorno, recomiendan protegerse del calor, de la humedad y de la exposición directa al sol, especialmente en las personas mayores y los niños, además de contra picaduras de insectos, con ropa adecuada y repelentes. También extremar la precaución frente a accidentes de tráfico y las lesiones o contagios en lugares de baño, además de cuidar la higiene personal.