Salud por Derecho reclama políticas más ambiciosas contra el impacto del cambio climático en la salud

Archivo - Smoke from factory chimneys
Archivo - Smoke from factory chimneys - MATTY2X4/ ISTOCK - Archivo
Publicado: miércoles, 5 junio 2024 13:31

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Salud por Derecho reclama políticas más ambiciosas contra el impacto del cambio climático en la salud, y demanda al Ejecutivo y a los gobiernos regionales que la salud humana sea una "prioridad" en las políticas climáticas, así como medidas más ambiciosas que se destinen tanto a reducir las emisiones, para atacar la raíz del problema, como a adaptarse a los efectos negativos del cambio climático y evitar muertes prematuras.

"La emergencia climática es ya una amenaza para la salud", afirman con motivo de la publicación del informen 'El impacto del cambio climático en la salud de las personas: de lo global a la experiencia en España' que ha publicado la Fundación Salud por Derecho. El documento profundiza en los efectos que el cambio climático tiene en la salud de la ciudadanía, poniendo el foco en las consecuencias de fenómenos climáticos extremos como las olas de calor, la contaminación del aire que respiramos o las enfermedades transmitidas por vectores (como el dengue o la malaria).

El informe advierte de que un incremento de 1,5°C en la temperatura global podría aumentar la mortalidad por exposición al calor en 350 millones de personas para 2050. Además, señala que las altas temperaturas agravan enfermedades crónicas, como las cardíacas, renales o pulmonares. Por otra parte, cada vez existe más evidencia sobre la relación entre las olas de calor y enfermedades neurológicas como la demencia o el Alzheimer.

Sin embargo, recuerdan que las temperaturas extremas no afectan a todas las personas por igual. Las más vulnerables como bebés, personas mayores o con condiciones previas de salud, y con menos recursos, son quienes sufren especialmente los efectos del cambio climático y tienen menos medios a su disposición para adaptarse y reducir su impacto. Del mismo modo, los países de ingresos medios y bajos son también los más susceptibles a los efectos del cambio climático, pese a ser los que menos han contribuido históricamente al total de las emisiones.

Además recuerdan que la contaminación atmosférica, causada por estas mismas emisiones procedentes de la quema de los combustibles fósiles, es responsable de aproximadamente 21.000 muertes anuales en España y 300.000 en Europa. Por ello, representa otro grave riesgo para la salud, especialmente entre personas con enfermedades respiratorias y cardiopatías, así como en niños y mujeres embarazadas.

Las enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue y la malaria, también suponen un enorme desafío: son causa del 17% de todas las enfermedades infecciosas y más de 700.000 muertes al año en todo el mundo. El informe alerta de que el cambio climático y el aumento de las temperaturas están cambiando los patrones y el comportamiento de los mosquitos, alargando sus temporadas de riesgo y llevándolos a latitudes y alturas del planeta donde, hasta hace poco, no habían llegado. Los datos más recientes de The Lancet Countdown muestran que en el sur de Europa el riesgo de brotes de dengue ha sido un 6.8% mayor en el periodo entre 2013-2022 que entre 1951-1960.

“La crisis climática es un problema de salud pública que necesita políticas más ambiciosas para reducir las emisiones producidas por los combustibles fósiles, ya que son la causa principal del cambio climático y de la mala calidad del aire, determinantes ambientales clave de nuestra salud”, afirma Vanessa López, directora de Salud por Derecho.

Contador