Publicado 15/07/2021 07:52CET

Las principales organizaciones cardiovasculares piden sobre la mejora del bienestar de los médicos en todo el mundo

Archivo - Una trabajadora sanitaria le da un material médico a una compañera para atender a un paciente de una habitación de la UCI de la Clínica Universidad de Navarra, en Pamplona, Navarra, (España), a 10 de noviembre de 2020. La situación actual de las
Archivo - Una trabajadora sanitaria le da un material médico a una compañera para atender a un paciente de una habitación de la UCI de la Clínica Universidad de Navarra, en Pamplona, Navarra, (España), a 10 de noviembre de 2020. La situación actual de las - Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo

   MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El bienestar de los médicos es importante para brindar una atención de alta calidad al paciente pero su agotamiento continúa aumentando, especialmente durante el último año debido a la pandemia de COVID-19. Cuatro organizaciones cardiovasculares líderes, la Federación Mundial del Corazón, la Sociedad Europea de Cardiología, el Colegio Estadounidense de Cardiología y la Asociación Estadounidense del Corazón, están pidiendo una acción global para mejorar el bienestar de los médicos en un artículo de opinión conjunto publicado en el 'Journal of American College of Cardiology'.

   "Durante las últimas décadas, ha habido cambios significativos en la atención médica con la expansión de la tecnología, la carga regulatoria y la carga de tareas administrativas. Estos desarrollos han tenido un costo para el bienestar y la integración entre el trabajo y la vida de los médicos", señala Athena Poppas, expresidenta inmediata del American College of Cardiology y coautora de la opinión conjunta.

   "La pandemia de COVID-19 ha causado una tensión adicional en los médicos a través del aumento de la mortalidad de los pacientes, las preocupaciones de seguridad personal y familiar, el miedo a lo desconocido y el aumento de las demandas laborales --añade--. Ahora es el momento de unirnos a nuestros profesionales de la salud global para pedir una acción rápida para mejorar el bienestar de los médicos en todo el mundo".

   El bienestar del clínico se describe como experimentar satisfacción y compromiso con el trabajo, al mismo tiempo que tiene un sentimiento de realización profesional y un sentido de significado en el trabajo. Por el contrario, el agotamiento se define como agotamiento emocional, despersonalización y una sensación de logros personales bajos en un entorno laboral percibido como estresante. El agotamiento es un componente extremadamente negativo en el espectro del bienestar clínico y puede coexistir con otras condiciones de salud mental, como la ansiedad y la depresión.

   Los datos de una encuesta reciente entre 2.274 cardiólogos y becarios en formación de Estados Unidos informaron de que más de una cuarta parte estaban agotados y casi el 50% estaban estresados. Solo el 23,7% dijo que disfrutaba con su trabajo. Las mujeres informaron de agotamiento con más frecuencia en comparación con los hombres.

   Los factores asociados con el agotamiento entre los cardiólogos incluyen la falta de control sobre la carga de trabajo, un ambiente de trabajo agitado, desalineación de valores y tiempo de documentación insuficiente.

   Además, las mujeres están infrarrepresentadas en cardiología y pueden haber agregado factores estresantes que contribuyan al agotamiento, como la falta de promoción profesional, las desigualdades en los ingresos y las disparidades en la tutoría, además de trabajar en entornos que carecen de diversidad, equidad, inclusión y pertenencia.

   "Estos factores estresantes se agravan con el tiempo y, en conjunto, disminuyen nuestra capacidad para brindar atención al paciente de alta calidad y para fortalecer y diversificar nuestra fuerza laboral. Además, se debe erradicar el estigma relacionado con la atención de la salud mental", dexplica el docor Mitchell SV Elkind, expresidente inmediato de la American Heart Association.

   "Nuestras organizaciones se unen en este informe para garantizar que creamos un entorno clínico fuerte y de apoyo, para nuestro bienestar personal y para nuestras familias, seres queridos y pacientes --continúa--. El bienestar es esencial para lograr la realización personal y la satisfacción en nuestro trabajo".

   Existen serias ramificaciones personales y profesionales del agotamiento clínico. Las ramificaciones personales del agotamiento consisten en tasas más altas de abuso de alcohol, uso de sustancias, relaciones disfuncionales, depresión y suicidio. Las ramificaciones profesionales del agotamiento clínico incluyen tasas más altas de errores médicos, menor calidad de atención, menor satisfacción del paciente, mayor comportamiento disruptivo y pérdida de profesionalismo acompañado de un menor nivel de empatía.

   "La creciente tasa de estrés y agotamiento entre los profesionales de la salud hace sonar una alarma --advierte el profesor Stephan Achenbach, presidente de la ESC--. Además de las graves consecuencias para el individuo, tendrán un impacto en la atención del paciente. La ESC se une a otras sociedades profesionales hoy para levantar una bandera roja e instar a los sistemas de atención médica a crear entornos saludables para todos aquellos que brindan atención a los pacientes".

   La opinión conjunta insta a las organizaciones de atención médica y las sociedades de especialidades médicas a implementar estrategias para prevenir el agotamiento de los médicos.

   Para las organizaciones de atención médica, las estrategias de prevención sugeridas incluyen apoyar la salud psicosocial de los empleados y ser responsable de un enfoque holístico, crear una infraestructura organizacional dentro de la cual los médicos puedan prosperar, y proporcionar a los empleados una estructura que permita la denuncia confidencial de malos tratos, así como la desestigmatización del acceso de los médicos a los recursos de salud mental.

   Al mismo tiempo, para las sociedades de especialidades médicas, las estrategias de prevención sugeridas pasan por continuar brindando recomendaciones a las organizaciones de atención médica y abogar por cambios significativos en las políticas de salud, desarrollar herramientas específicas de especialidad que puedan mejorar la eficiencia de la práctica o la base de conocimientos del médico de manera oportuna y conveniente y ampliar iniciativas en diversidad e inclusión para mejorar los sentimientos de valoración y pertenencia.

   "Incluso antes de la pandemia de COVID-19, los médicos a menudo luchaban en los sistemas de salud existentes que no los apoyaban por completo", recuerda el profesor Fausto Pinto, presidente de la Federación Mundial del Corazón.

   "Las estrategias para prevenir el agotamiento de los médicos deben apuntar a las causas fundamentales del problema --subraya--. Las sociedades médicas, así como las fundaciones de la sociedad civil, tienen un papel importante que desempeñar en la creación de redes de apoyo para sus miembros y presionar a los gobiernos para que promulguen cambios significativos en las políticas de salud".

   La opinión conjunta se publicó simultáneamente en las revistas insignia de las cuatro organizaciones: 'Journal of the American College of Cardiology', 'Circulation', 'European Heart Journal' y 'Global Heart'. El informe fue dirigido por el presidente Laxmi S. Mehta, profesor de la división de medicina cardiovascular, director de sección de cardiología preventiva y salud cardiovascular de la mujer, y vicepresidente de bienestar en el departamento de medicina interna del Centro Médico Wexler de la Universidad Estatal de Ohio.

   "Como médicos, nos esforzamos continuamente por mejorar la salud de nuestros pacientes y, al mismo tiempo, reconocemos que nuestro propio bienestar es fundamental para que reciban una atención óptima --añade Mehta--. Continuaremos trabajando juntos y elaborando estrategias para mantener el bienestar de nuestra fuerza laboral y mantener la alegría en la medicina cardiovascular".