Publicado 22/07/2021 07:12CET

En los países que evitaron grandes epidemias de COVID-19, los confinamientos no se asociaron a un gran número de muertes

Archivo - Mujer con mascarilla dentro de casa.
Archivo - Mujer con mascarilla dentro de casa. - ONDERORTEL/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Aunque los confinamientos están indudablemente asociados a daños sanitarios, es poco probable que su impacto en la salud sea peor que el de la propia pandemia de COVID-19, concluye una revisión publicada en la revista online 'BMJ Global Health'.

   Durante la pandemia de COVID-19, ha habido un debate constante sobre si los beneficios de los confinamientos gubernamentales en la reducción de las infecciones son superados por los impactos negativos en la economía, la estructura social, la educación y la salud mental y física. En pocas palabras, si "el remedio es peor que la enfermedad".

   En esta revisión, un equipo internacional de médicos ha examinado las repercusiones de los cierres en la mortalidad, los servicios sanitarios rutinarios, los programas de salud global y el suicidio y la salud mental para tratar de determinar si las intervenciones gubernamentales o la letalidad e infecciosidad del SRAS-CoV-2 son las responsables de las consecuencias sanitarias negativas.

   Concluyen que es "difícil" determinarlo, pero que "es poco probable que las intervenciones gubernamentales hayan sido peores que la propia pandemia en la mayoría de las situaciones".

   Las estadísticas de exceso de mortalidad sugieren que los cierres no están asociados a un gran número de muertes en países como Australia y Nueva Zelanda, que evitaron grandes epidemias de COVID-19.

   Por el contrario, los lugares con pocas restricciones de COVID-19, como Brasil, Suecia, Rusia y, en ocasiones, ciertas partes de Estados Unidos, han tenido un gran número de muertes en exceso a lo largo de la pandemia.

   "Lo que está claro es que los lugares que se cerraron sin experimentar grandes epidemias de COVID-19 (por ejemplo, Australia, Nueva Zelanda) no tuvieron un gran número de muertes excesivas, lo que proporciona una fuerte evidencia de que los cierres en sí mismos no son suficientes para causar tales aumentos en las muertes", dicen los autores.

   Una afirmación habitual es que las intervenciones gubernamentales son responsables de la reducción del acceso y el uso de los servicios sanitarios, lo que provoca daños en la salud a largo plazo. Aunque es evidente que se ha producido una reducción de la asistencia a servicios sanitarios vitales no relacionados con el COVID durante los cierres, "una vez más es difícil discernir si la asociación está relacionada con las restricciones destinadas a prevenir los casos de COVID-19 o con la propia epidemia", afirman los autores.

   Sugieren que la asociación puede estar relacionada con la falta de capacidad de los servicios sanitarios durante la pandemia, la redistribución del personal y las instalaciones sanitarias para la gestión de los pacientes de COVID-19, o el hecho de que el público se mantenga alejado de los hospitales por temor a infectarse con el SARS-CoV2.

   Por ejemplo, los datos de Inglaterra y Australia muestran que la actividad de los servicios de urgencias se redujo semanas antes de que se aplicaran las órdenes de no acudir a los hospitales, y siguió reduciéndose mucho después de que se levantaran.

   Hay pruebas sólidas de que las intervenciones gubernamentales para controlar el COVID-19 no se han asociado con un aumento de las muertes por suicidio, pero hay abundantes pruebas de que la salud mental ha disminuido en la población desde el inicio de la pandemia y, de nuevo, es "extremadamente difícil" determinar si estos descensos fueron causados por las intervenciones gubernamentales o impulsados por el factor de confusión subyacente de la propia pandemia, dicen los autores.

   Aunque la relación entre la salud mental y las ausencias escolares se discute habitualmente, a menudo se pasa por alto el vínculo igualmente importante entre los brotes de COVID-19 a gran escala y la depresión y la ansiedad, añaden.

   Faltar a la escuela afecta claramente a la salud mental de los niños, pero también lo hace el hecho de perder a un ser querido por culpa del COVID-19; se calcula que 43.000 niños han perdido a uno de sus padres por culpa del COVID-19 en Estados Unidos, y 2 millones han perdido al menos a uno de sus abuelos.

   Los programas sanitarios mundiales de los países de ingresos bajos y medios se han visto gravemente afectados por la pandemia: el 80% de los programas de VIH y el 75% de los programas de tuberculosis han informado de la interrupción de sus servicios, y en mayo de 2020, las campañas de vacunación infantil se habían interrumpido en 68 países. Una vez más, estas interrupciones han sido causadas por múltiples y complejas consecuencias directas e indirectas de la COVID-19, y no sólo por las órdenes de permanencia en casa, dicen los autores.

   Las estrictas medidas de control destinadas a reducir la mortalidad y morbilidad de la enfermedad irán acompañadas de consecuencias negativas en muchos sectores de la economía, concluyen los autores.

   "Estos perjuicios son reales, multifacéticos y potencialmente a largo plazo, por lo que son un factor importante que los responsables políticos deben tener en cuenta a la hora de elegir qué paquetes de intervención aplicar --señalan, pero añaden--. A menudo es muy difícil separar los impactos potenciales de los cierres de los de la propia pandemia".

   Así, No concluyen que los confinamientos no puedan causar ningún daño. "A menudo, lo máximo que se puede decir es que hay daños asociados tanto a los grandes brotes de COVID-19 como a las intervenciones gubernamentales para prevenir la enfermedad --afirman--. Las relaciones causales son, por desgracia, extremadamente difíciles de desenredar".

   En este sentido, señalan que "los gobiernos no se enfrentaron a la elección entre los daños del confinamiento y los daños del COVID-19, sino que buscaron los medios para minimizar el impacto de ambos".

Contador