Organizaciones sanitarias, sociales y sindicales firman un manifiesto con 27 medidas para recuperar la Atención Primaria

Publicado 30/10/2019 14:20:32CET
Movilización de Defensa de la Sanidad Pública
Movilización de Defensa de la Sanidad Pública - DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA - Archivo

MADRID. 30 (EUROPA PRESS)

Hasta seis organizaciones sanitarias, sociales y sindicales
han elaborado este manifiesto por la Atención Primaria de Salud, en el que se comprometen a su "desarrollo y mejora", conscientes de que ello redundara en la mejora de la Sanidad Pública y de la salud de la población, y proponen 27 medidas para su mantenimiento y mejora como la base del funcionamiento de la sanidad pública.

Los firmantes son la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, la Federación de Asociaciones Medicus Mundi, la Confederación de Asociaciones de Vecinos, FACUA- Consumidores en Acción y sindicales, CCOO y UGT.

Así, piden mejorar la accesibilidad a esta atención sanitaria. Y para ello, piden garantizar la atención en consulta en un máximo de 48 horas; dimensionar los cupos para evitar la masificación, y abrir los centros de salud en jornada de mañana y tarde.

Dentro de la política de recursos y de personal, piden incrementar el presupuesto global del Sistema Sanitario Público recuperando el 7,2% del PIB, y el presupuesto de APS hasta alcanzar el 25% en cinco años; recuperar el empleo perdido en APS en el período 2009-2016 y dimensionarlo teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, el aumento de la cronicidad y la pluripatología, etc; aumentar la presencia de pediatras en APS para que no existan desequilibrios ni desigualdades entre la población; e incrementar las plazas de enfermería.

Asimismo, ampliar y consolidar la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria; incorporar nuevos profesionales a los equipos priorizando las plazas de fisioterapia, auxiliar de enfermería, personal administrativo, farmacia clínica, ópticos-optometristas, técnicos superiores de radiodiagnóstico y laboratorio; establecer indicadores de referencia de personal por habitante; y definir de manera consensuada los perfiles profesionales y mapas de competencias de las diferentes categorías laborales.

Por otro lado, planificar incremento de las plazas de medicina y enfermería de familia y comunitaria en las convocatorias MIR y EIR; potenciar la salud comunitaria, salud pública y participación social en la formación de residentes. Introducir con carácter obligatorio la asignatura de medicina y enfermería de familia y comunitaria en todas las facultades de medicina y escuelas de enfermería

Al tiempo piden mejoras laborales y retributivas para acabar con la precariedad laboral en todas las categorías para poder recuperar profesionales que han emigrado; tomar medidas para que la inversión pública en la formación de especialistas en ciencias de la salud, y en la formación continua de las plantillas, revierta en la sanidad pública y no en aumentar los beneficios de la sanidad privada; y apostar por la formación continua adaptándola a las necesidades propias de la APS y facilitando la accesibilidad real de los y las profesionales.

A nivel de trabajo, piden medidas para incrementar el papel y la responsabilidad de la APS en planes y programas de salud. Así, esperan consensuar los programas y protocolos de actuación APS-hospitalaria, recayendo la coordinación en la APS; combinar los programas y protocolos de detección precoz de casos con los screening poblacionales; potenciar el papel de la APS en el desarrollo y aplicación de planes y programas para combatir el tabaquismo, violencia de género, la obesidad, ETS, promoción del ejercicio físico, actividades de formación e información, con énfasis en la educación y la información ciudadana en colaboración con organizaciones sociales.

Y desarrollar planes comunitarios como instrumentos fundamentales para integrar y coordinar recursos, esfuerzos y actividades de promoción de la salud donde se visibilicen y se trabajen los principales determinantes de la salud (centros de salud, ayuntamientos, organizaciones sociales, salud pública, etc.

Las siguientes medidas van dirigidas a cambios organizativos para garantizar la gestión integrada y la participación social y ciudadana. Así, consideran que hay que designar responsables directos en gestión de la AP y crear en los organigramas de las Consejerías de Sanidad una Dirección General y/o Subdirección específica y exclusiva de Atención primaria, con autonomía funcional y presupuestaria, independiente de otros niveles asistenciales.

Asimismo, desarrollar los instrumentos para la gestión integrada de APS, dentro de las áreas sanitarias; designar coordinadores de Salud Pública, encargados de la implantación y el desarrollo de los programas de salud y su posterior evaluación; coordinar los instrumentos de gestión de las áreas sanitaria con ayuntamientos, servicios sociales y de atención a la dependencia; y abrir estas estructuras a la participación social y profesional.

Las últimas tres medidas se enmarcan dentro de las políticas de investigación en Atención Primaria. Así, consideran que las áreas sanitaria diseñaran y pondrán en práctica planes de investigación para abordar los problemas y necesidades prioritarias de las mismas; destinarán a estas actividades recursos suficientes y sistemas de apoyo dentro del presupuesto de AP de cada área; y adaptarán las ayudas a la investigación a las características específicas de la investigación en APS.

Contador