La OMS presenta SARAH, un promotor de salud digital con respuesta empática que usa IA generativa

Archivo - El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa tras la Asamblea Mundial de la Salud. A 1 de diciembre de 2021.
Archivo - El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa tras la Asamblea Mundial de la Salud. A 1 de diciembre de 2021. - OMS - Archivo
Publicado: martes, 2 abril 2024 17:31

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado el lanzamiento de SARAH, un prototipo de promotor de salud digital con respuesta empática mejorada impulsada por inteligencia artificial (IA) generativa.

SARAH es un asistente inteligente de recursos de IA para la salud que representa una evolución de los avatares de información de salud impulsados por IA, utilizando nuevos modelos de lenguaje y tecnología de punta. Puede involucrar a los usuarios las 24 horas del día en 8 idiomas sobre múltiples temas de salud, en cualquier dispositivo.

El promotor de salud digital de la OMS está capacitado para brindar información sobre los principales temas de salud, incluidos los hábitos saludables y la salud mental, para ayudar a las personas a optimizar su viaje de salud y bienestar. Su objetivo es proporcionar una herramienta adicional para que las personas puedan hacer realidad sus derechos a la salud, dondequiera que estén.

SARAH tiene la capacidad de ayudar a las personas a desarrollar una mejor comprensión de los factores de riesgo de algunas de las principales causas de muerte en el mundo, incluidos el cáncer, las enfermedades cardíacas, las enfermedades pulmonares y la diabetes. Puede ayudar a las personas a acceder a información actualizada sobre cómo dejar el tabaco, mantenerse activo, llevar una dieta saludable y desestresarse, entre otras cosas.

"El futuro de la salud es digital, y ayudar a los países a aprovechar el poder de las tecnologías digitales para la salud es una prioridad para la OMS", afirma el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus. "SARAH nos da una idea de cómo se podría utilizar la inteligencia artificial en el futuro para mejorar el acceso a la información sanitaria de una manera más interactiva. Hago una llamada a la comunidad de investigación para que nos ayuden a continuar explorando cómo esta tecnología podría reducir las desigualdades y ayudar a las personas a acceder a información de salud actualizada y confiable", añade.

SARAH funciona ahora con IA generativa, en lugar de con un algoritmo o guión preestablecido, lo que le permite ofrecer respuestas más precisas en tiempo real, entablar conversaciones dinámicas personalizadas a escala que reflejan con mayor exactitud las interacciones humanas y proporcionar respuestas matizadas y empáticas a los usuarios en un entorno libre de juicios. La tecnología cuenta con el apoyo de Soul Machines Biological AI.

La OMS pide que se siga investigando esta nueva tecnología para explorar los beneficios potenciales para la salud pública y comprender mejor los desafíos. Aunque la IA tiene un enorme potencial para reforzar la salud pública, también plantea importantes problemas éticos, como el acceso equitativo, la privacidad, la seguridad y la precisión, la protección de datos y la parcialidad.

La evaluación y el perfeccionamiento continuos en el marco de este proyecto ponen de relieve la dedicación de la OMS a acercar la información sanitaria a las personas, manteniendo al mismo tiempo los más altos niveles de ética y contenidos basados en pruebas. Los desarrolladores, los responsables políticos y los proveedores de atención sanitaria deben abordar estas cuestiones éticas y de derechos humanos a la hora de desarrollar y desplegar la IA para garantizar que todas las personas puedan beneficiarse de ella.

El proyecto SARAH persigue el aprendizaje continuo y el desarrollo de un prototipo que pueda inspirar una información fiable, responsable y accesible. Las iteraciones anteriores de SARAH se utilizaron para difundir mensajes críticos de salud pública, bajo el nombre de Florence, durante la pandemia de COVID-19 sobre el virus, las vacunas, el consumo de tabaco, la alimentación sana y la actividad física.

Contador