Actualizado 12/06/2013 17:39:52 +00:00 CET

La obesidad aumenta el riesgo de parto prematuro

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de partos prematuros aumenta con el sobrepeso y la obesidad materna, según un nuevo estudio sueco publicado en 'Journal of the American Medical Association'. En esta investigación, las mujeres con mayor índice de masa corporal (IMC) tuvieron un riesgo estadístico más alto de parto prematuro.

"Por cada mujer que tiene sobrepeso o son obesos, el riesgo de un parto muy prematuro todavía es pequeño --señala Sven Cnattingius, profesor en el Instituto Karolinska en Suecia, y director del estudio--. Sin embargo, estos hallazgos son importantes desde una perspectiva poblacional. Los recién nacidos prematuros y, sobre todo, extremadamente prematuros, explican una parte importante de la mortalidad infantil y la morbilidad en países de altos ingresos".

En el estudio, Cnattingius y sus colegas del Instituto Karolinska y la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, utilizaron datos de 1,5 millones de partos de fetos únicos incluidos en el Registro Médico de Nacimientos Sueco entre 1992 y 2010. Se utilizó la información sobre el peso de la madre durante la primera visita a la atención prenatal y la altura para calcular el IMC de las mujeres, que se define como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros cuadrados.

Un IMC entre 18,5 y 24,9 se evaluó como normal; de 25 a 29,9 como sobrepeso, y de 30 o más, como obesidad. Entre las mujeres jóvenes suecas de longitud normal (167 cm), un peso de 70-83 kilogramos es considerado sobrepeso y más de 83 kilogramos se considera obesidad.

En comparación con las mujeres de peso normal, aquellas con sobrepeso tenían un riesgo creciente del 25 por ciento de parto muy prematuro y las de obesidad leve, un 60 por ciento más de riesgo de parto muy prematuro. Para las mujeres con obesidad severa (IMC 35-39,9) y obesidad extrema (IMC 40 o más), el riesgo correspondiente se duplicó y triplicó, respectivamente, además de que los riesgos de los partos muy prematuros y moderados aumentaron con el IMC.

"El sobrepeso y la obesidad también aumentan el riesgo de complicaciones maternas del embarazo, como preeclampsia, diabetes gestacional y parto por cesárea", añade Cnattingius. Los investigadores encontraron que las personas con sobrepeso y el riesgo relacionado con la obesidad de parto prematuro por indicación médica se explican esencialmente por el aumento de los riesgos de enfermedades relacionadas con la obesidad.

Por encima de todo, la preeclampsia justifica la necesidad de parto prematuro por indicación médica debido a la preocupación de la salud materna e infantil. Además, la infección y la inflamación se consideran factores de riesgo principales para el parto espontáneo extremadamente prematuro con inicio espontáneo y la obesidad materna se asocia con un aumento de la producción de proteínas inflamatorias.

Los investigadores de este estudio consideran que el mayor estado inflamatorio que se suele producir en mujeres obesas puede hacerles más susceptibles a las infecciones, lo que puede aumentar el riesgo de parto muy prematuro espontáneo.