Los niños que van a la guardería tienen el doble de posibilidades de padecer neumonía, bronquitis u otitis media

Guardería
AYTO SANTANDER
Actualizado 24/07/2013 19:08:44 CET

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los niños que van a la guardería tienen el doble de posibilidades de padecer neumonía, sibilancias recurrentes, bronquitis, otitis media, bronquiolitis y enfermedades víricas exantemáticas, según ha mostrado el estudio 'Influencia de la asistencia a guardería sobre la morbilidad de niños de 0 a 2 años', realizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y presentado en el IV Congreso que la Confederación Europea de Pediatras de Atención Primaria (ECPCP).

De hecho, durante el congreso, la AEPap ha recibido el premio a la 'Mejor Comunicación' por este trabajo realizado en Asturias y promovido por la doctora Begoña Domínguez Aurrecoechea, en el que han participado 33 pediatras y 20 enfermeras y que recoge datos de 975 niños.

Igualmente, se constata que el consumo de antibióticos, broncodilatadores y corticoides inhalados es mayor en niños que acuden a la guardería y es más frecuente cuanto antes se incorporan a la misma, multiplicando por 2,5 el riesgo de consumir corticoides inhalados si van antes de los 12 meses.

Asimismo, durante el Congreso, la sociedad ha presentado los datos de las consultas de pediatría de los centros de salud de España, que cuentan con un total de 6.424 pediatras de Atención Primaria (AP) --un pediatra por cada 1.033 niños--, el 67 por ciento de ellos mujeres. En total, en 2011 se atendieron 35,1 millones de consultas y el grado de satisfacción de la población atendida se sitúa en ocho sobre diez.

De hecho, según otra encuesta realizada a 1.540 pediatras de AP, llamada 'Características de los profesionales en la Atención Primaria Pediátrica en España: resultados de una encuesta nacional', en España cerca de la mitad de los pediatras supera los 50 años y se sienten satisfechos con su trabajo.

ENCUESTA NUTRICIONAL SOBRE LA OBESIDAD Y SOBREPESO INFANTIL

Por otra parte, la 'Encuesta nutricional en una comunidad autónoma española: bajo peso, sobrepeso y obesidad en los niños tratados en los centros de Atención Primaria', estudio realizado en Asturias con 89.989 niños, y coordinado a nivel nacional por la doctora Manuela Sánchez Echenique, ha puesto de manifiesto la importancia de reducir el exceso de peso.

Y es que, comparando con otros países europeos las cifras españolas de sobrepeso y obesidad, se encuentran entre las más elevadas, siendo similares a las de Italia y Portugal. El 33,3 por ciento de los niños presenta un exceso de peso, el 10,8 por ciento obesidad y el 1,9 por ciento obesidad severa.

En ese sentido, se han demostrado importantes diferencias según los tramos de edad y las áreas sanitarias; la principal novedad del estudio es que, utilizando las gráficas de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de obtener los datos generales, se identifican las zonas de salud con prevalencias más altas de obesidad que precisarán intervenciones específicas.

Por su parte, la coordinadora del grupo de trabajo europeo y responsable de redactar el 'Programa de Formación en Pediatría de AP', Carmen Villaizán Pérez, ha presentado la situación de la especialidad en España y han sido aprobadas sus propuestas de trabajo para los próximos meses.

ESTUDIO SOBRE COMPORTAMIENTO SEXUAL, ALCOHOL Y TABAQUISMO

Del mismo modo, las doctoras Ana Fierro Urturi y Marta Esther Vázquez (Valladolid) han presentado los resultados de una encuesta que recoge datos sobre el comportamiento sexual, la prevalencia y los factores asociados al consumo de alcohol de 2.412 adolescentes vallisoletanos entre 13 y 18 años. El estudio también incluye datos sobre el estado de ánimo de los adolescentes y su relación con las conductas de riesgo, el tabaquismo y el riesgo de dependencia de la nicotina.

Según los resultados, el 14,9 por ciento de los niños presenta un estado de ánimo negativo frecuentemente, siendo más común en los estudiantes de secundaria (20,7%) y las niñas (16,9%) que en los niños.

En cuanto al consumo de alcohol, el estudio pone de relieve que el 77,2 por ciento de los adolescentes había bebido alcohol al menos una vez y que el 64 por ciento había tenido una intoxicación aguda en el último año. La edad de inicio en el consumo de alcohol se sitúa entre 13 y 14 años y la embriaguez es más común en los estudiantes mayores. El consumo de alcohol se asocia con el de los grupos de amigos, el tabaquismo y el consumo de drogas.

En relación al consumo de tabaco, el 36,7 por ciento de los adolescentes encuestados reconoce haberlo probado alguna vez. La mayoría (41,6%) comienza en el tabaquismo entre los 13 y 14 años de edad; de hecho, el 26,2 por ciento comienza a fumar antes de los 12 años, aunque la mayoría de ellos, cerca del 97 por ciento, tiene una dependencia de la nicotina baja o moderada.

Por otra parte, un 30,4 por ciento de los adolescentes entre 13 y 18 años ha tenido relaciones sexuales coitales cuya edad de inicio se sitúa entre 15 y 16 años. A pesar de la información disponible, el 8,7 por ciento no utiliza ningún método de protección; entre los que sí lo hacen, la mayor parte utiliza preservativos (89,6%), la píldora anticonceptiva (8,6%), retroceso (9,5%) u otros métodos (3%). El 20,9% ha usado en algún momento la píldora de anticoncepción de emergencia y el porcentaje de embarazos es del 3,6 por ciento.

En este ámbito, se ha observado un aumento de las relaciones sexuales tempranas, que según los pediatras de AP implican una serie de riesgos: el sexo sin protección, el abuso de la anticoncepción de emergencia, el riesgo de enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados. Según estos profesionales, adelantar la administración de la vacuna contra el virus del papiloma humano a los 10 años de edad podría evitar algunos de estos riesgos.