Actualizado 07/10/2014 7:23:54 +00:00 CET

Más de la mitad de los españoles cree que tener el azúcar alto implica ser diabético

azícar, dulce, diabetes
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los españoles "suspenden" en el conocimiento de la diabetes a pesar de ser una enfermedad que afecta a algún miembro de la mitad de los hogares españoles, según los datos del primer Observatorio de la Diabetes de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), que entre otras cuestiones revela que más de la mitad de los ciudadanos cree que tener el nivel de azúcar alto es necesariamente ser diabético.

En la encuesta, presentada con motivo del Día Mundial de la Enfermedad que se celebra este jueves 14 de noviembre, han participado 800 personas adultas de toda España y los datos muestran un "enorme desconocimiento" que da lugar a estereotipos y prejuicios sobre la enfermedad.

Según ha explicado el profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y autor del mismo, Javier Noya, el estudio muestra que el ciudadano medio conoce algunos aspectos relacionados con la diabetes. Así, el 95 por ciento sabe que la enfermedad afecta a la vida de estos pacientes más allá de en la alimentación, y el 88 por ciento que no es un problema exclusivo de las personas mayores.

Sin embargo, cuando se indaga un poco más se observa como "en realidad la población suspende y saca un dos sobre cinco, según una escala elaborada a raíz de todas las respuestas analizadas.

Preguntados por los diferentes tipos de diabetes, el 70 por ciento asegura saber que hay más de un tipo pero dos de cada tres no saben explicar las diferencias entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2.

Además, un 65 por ciento de los encuestados no sabe que la insulina es una hormona y hasta un 20 por ciento asegura que se trata de una vitamina; más de la mitad piensa que tener alto el azúcar implica ser diabético "cuando no es necesariamente así", y sólo el 43 por ciento sabe que el órgano que deja de funcionar con la diabetes es el páncreas.

Este desconocimiento también genera una visión del paciente diabético "alejada de la realidad", ya que hasta un 40 por ciento asegura que la enfermedad te incapacita para llevar una vida normal.

"Si está bien tratado, el paciente puede llevar una vida más que normal, incluso hay presidentes del Gobierno o artistas con diabetes", ha aseverado Noya, que considera que esta falsa creencia puede llevar a algunos empresarios a rechazar a posibles trabajadores por tener diabetes.

De igual modo, hasta un 18 por ciento considera complicado vivir con estos pacientes, lo que para este experto significa que "habría que gente que rechazaría casarse o tener una pareja diabética por no ser capaz de ayudarle".

"Lo peor de todo es que, pese a este desconocimiento, el 70 por ciento asegura estar informado de la enfermedad, incluso a pesar de reconocer que de otras enfermedades no sabe. No hay peor ignorante que el que no quiere saberlo", ha lamentrado.

"UNA SOCIEDAD QUE NO SABE ES DIFÍCIL QUE AVANCE"

Para el presidente de la FEDE, Ángel Cabrera, estos datos son preocupantes ya que "una sociedad que no sabe es difícil que avance", y ha anunciado que informará de estos datos al Ministerio de Sanidad para que tome medidas de prevención y promoción de la salud.

De hecho, para Noya, cuyo hijo padece diabetes tipo 1, la clave está en educar a los ciudadanos desde la escuela introduciendo asignaturas que formen a los escolares sobre salud "en lugar de estudiar otras asignaturas que son absurdas".

Por otro lado, el presidente de la FEDE ha aprovechado la presentación de este estudio para recordar a las administraciones públicas que destinen más recursos al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, que actualmente afecta a más de 5 millones de personas aunque "hay unos dos millones que no están diagnosticados".

Esto tiene consecuencias en el gasto sanitario de la enfermedad, que puede variar unos mil euros por paciente y año en función del nivel de control de la diabetes.

Actualmente, ha dicho Cabrera, el paciente diabético cuesta al Sistema Nacional de Salud (SNS) unos 3.000 euros al año, mientras que en otros países como Alemania o Reino Unido la sanidad pública destina más de 5.000 euros anuales. Esto no significa que el paciente esté mejor cuidado en esos países, sino que aporta menos al manejo de su enfermedad, según este experto.

A estos costes directos, recuerda FEDE, habría que añadir otros 8.400 millones de euros de costes indirectos relacionados con el absentismo laboral de estos pacientes, y cerca de 9.400 millones de euros por jubilaciones anticipadas.

Para leer más