Publicado 02/11/2021 13:04CET

ISGlobal pide integrar las directrices de calidad de aire de la OMS en la legislación europea

Archivo - Episodio de contaminación del aire cerca de Barcelona (Archivo)
Archivo - Episodio de contaminación del aire cerca de Barcelona (Archivo) - EUROPA PRESS - Archivo

BARCELONA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) han pedido integrar las nuevas directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicadas el pasado septiembre, en la legislación europea e implementarlas en toda la Unión para 2030.

Lo han hecho en el documento 'Calidad del aire: ¿Por qué las políticas europeas de clima y salud se encuentran en un punto de inflexión?', ha informado ISGlobal en un comunicado este martes.

En el texto, los expertos han explicado que "la inminente revisión, en el año 2022, de la directiva relativa a la calidad del aire ambiente de la UE ofrece una oportunidad crítica" de llevar a cabo dicha integración.

Las directrices (DCA) de la OMS actualizan los niveles de exposición máxima de seis contaminantes y alcanzar las reducciones previstas, según el documento, "requerirá nuevas respuestas y de largo alcance, en especial en la fase en que dejen de utilizarse los combustibles fósiles como fuente de energía y en los cambios en las prácticas agrícolas".

Los expertos han apuntado que "los límites de la UE para los contaminantes ya eran, en algunos casos, significativamente superiores a las DCA anteriormente en vigor (desde el año 2005)".

ISGlobal ha reseñado que, ante las nuevas DCA, la Comisión ha publicado un documento "para guiar el trabajo de apoyo con el objetivo de evaluar los impactos de una posible revisión", y presentó en septiembre el último paso de una consulta pública abierta sobre esta cuestión, donde se propusieron seis niveles distintos de convergencia con los objetivos de la OMS para el 2030 o el 2050.

Ante este contexto, ISGlobal ha asegurado que Europa necesita urgentemente sustituir los combustibles fósiles por fuentes de energía renovables "con los mínimos sacrificios en términos de salud, pobreza
energética y ecosistemas".

En entornos urbanos, debería priorizarse la reducción del transporte privado motorizado y el aumento del transporte activo; y proporcionar más espacios verdes también debería ser una prioridad para adaptarse al cambio climático y mejorar la salud simultáneamente.

El documento sugiere diseñar las ciudades para peatones y ciclistas, reducir el tráfico motorizado, convertir el espacio público en la "espina dorsal" (mejorando el transporte público y fomentando su uso) y aumentar los espacios verdes conectados.

El centro ha pedido a ciudades y gobiernos, además de la alineación con las DCA de la OMS para 2030, reducir las muertes prematuras provocadas por la contaminación atmosférica e incluir los nuevos objetivos de 2030 en los programas nacionales de control de contaminación.

También ha reclamado garantizar que las 100 ciudades inteligentes y neutras a nivel climático de la UE estén alineadas con las DCA, integrar los beneficios en salud derivados de la reducción de la contaminación en la agenda para el cambio climático, y adoptar un abordaje "holístico" de la planificación urbana y movilidad.