Publicado 01/06/2022 17:37

Investigan los vínculos de la depresión antes y después del embarazo con problemas de comportamiento en los niños

Archivo - Madre mirando a su bebé en la cuna.
Archivo - Madre mirando a su bebé en la cuna. - ISTOCK/MDPHOTO16 - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los niños cuyas madres experimentan niveles crecientes de depresión desde el período anterior al embarazo hasta los meses inmediatamente posteriores al parto corren un mayor riesgo de desarrollar problemas emocionales, sociales y académicos durante su juventud, según un estudio realizado por investigadores de psicología de la Universidad de California (UCLA), en Estados Unidos.

Los investigadores acaban de publicar un estudio donde durante siete años han seguido a madres e hijos desde la preconcepción hasta que los niños tenían 5 años. Sus conclusiones son las primeras en demostrar cómo los cambios en el nivel de depresión de las madres a lo largo del tiempo pueden afectar el comportamiento y el bienestar emocional de la primera infancia.

"Nuestros hallazgos sugieren que los aumentos en los síntomas de depresión de la madre desde la preconcepción hasta el posparto contribuyen a la menor atención y control del comportamiento de los niños, lo que puede aumentar el riesgo de problemas a lo largo de la vida. Sin embargo, los padres deben saber que esto se puede abordar a través de la intervención en la primera infancia", ha señalado la autora principal Gabrielle Rinne, estudiante de posgrado en psicología de la UCLA.

Para el estudio, que se publicará en 'Journal of Affective Disorders', los investigadores primero analizaron datos de 362 mujeres, la mayoría de las cuales eran afroamericanas o hispanas y de bajos ingresos, recopiladas como parte de un estudio realizado por Community Child Health Network, una colaboración entre científicos de salud de UCLA y otras instituciones, junto con socios comunitarios, que investigaron las disparidades en la salud maternoinfantil entre las familias pobres y minoritarias.

Las mujeres, que ya tenían un hijo pequeño, fueron seguidas durante un embarazo posterior y fueron entrevistadas en cuatro ocasiones sobre sus síntomas de depresión, una antes de quedar embarazadas, dos durante el embarazo y nuevamente aproximadamente tres meses después del nacimiento de su bebé, los investigadores rastrearon cómo estos síntomas cambiaron con el tiempo.

Un poco menos del 75 por ciento de las mujeres reportaron síntomas bajos de depresión que no cambiaron durante el período de estudio, mientras que el 12 por ciento tenía síntomas bajos que aumentaron significativamente y el 7 por ciento tenía síntomas persistentemente altos.

Para la segunda parte del estudio, los investigadores siguieron a 125 de estas mujeres varios años después. Cuando sus hijos tenían 4 años o edad preescolar, se les pidió a las madres que describieran en detalle el temperamento y el comportamiento de sus hijos, en particular sus experiencias de angustia emocional y su capacidad para regular sus emociones.

Luego, a la edad de 5 años, los niños realizaron una tarea que requería atención enfocada. Mirando una pantalla de iPad que mostraba una serie de peces, se les pidió que identificaran la dirección hacia la que miraba el pez en el medio mientras ignoraban la dirección de todos los demás peces. Los puntajes más altos en esta tarea reflejan una mayor capacidad para concentrarse e inhibir la atención a los estímulos circundantes.

Los hijos de madres cuya depresión había aumentado desde la preconcepción hasta el período posparto se desempeñaron significativamente peor en la tarea de la computadora que aquellos cuyas madres informaron síntomas consistentemente bajos de depresión. Curiosamente, no hubo diferencias en el desempeño entre los niños cuyas madres habían experimentado una depresión alta constante y aquellos cuyas madres tenían una depresión baja constante.

"Este estudio sugiere que un patrón de aumento de la depresión puede afectar negativamente a los niños", señala la autora principal Christine Dunkel Schetter, distinguida profesora de psicología y psiquiatría en UCLA que tuvo un papel principal en el diseño del estudio y en el desarrollo de entrevistas. Señaló que no todos estos niños están destinados a experimentar problemas, pero enfatizó que "corren un mayor riesgo de problemas y problemas socioemocionales y de comportamiento en la escuela".

Los niños cuyas madres reportaron constantemente síntomas bajos de depresión no están en riesgo, pero las mamás que experimentan depresión o estrés en múltiples momentos deben conocer los efectos que esto puede tener en los niños pequeños", ha agregado Dunkel Schetter.