Publicado 23/03/2021 12:17CET

Un informe destaca la necesidad de implicar a los sanitarios en la gestión y hacer del SNS un "motor económico"

Archivo - Médico.
Archivo - Médico. - SAVIA (MAPFRE) - Archivo

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El informe 'La salud en el centro de nuestra sociedad', elaborado por expertos en gestión sanitaria de todo el mundo y liderados por el profesor del IESE Jaume Ribera en colaboración con Vifor Pharma, ha puesto de manifiesto la necesidad de implicar a los sanitarios en la gestión, hacer del sistema sanitarios un "motor económico" y propiciar un cambio del actual modelo de salud en el que se incluyan las políticas sociales y la dependencia.

En concreto, tal y como ha explicado el profesor y responsable del Center for Research in Healthcare Innovation Management (CRHIM) de IESE Business School, Jaume Ribera, en el trabajo se aboga por un cambio de modelo que pase de estar centrado en la sanidad a un concepto más amplio de salud, en el que el paciente esté en el centro (en una triple dimensión: como sociedad, como propietario del propio sistema y como paciente en sí), con profesionales sanitarios implicados no sólo en la atención, sino corresponsables en la gestión, al que se dote de recursos necesarios y que sea reconocido y potenciado como un motor económico.

Además, los expertos responsables del trabajo han subrayado también la importancia de que se produzca un cambio de modelo, abogando por pasar de uno focalizado en la sanidad a un sistema de salud. Esto significaría actuar no solo sobre el 20 por ciento de los determinantes de la salud a los que se dedica el 80 por ciento de los recursos, sino sobre un porcentaje mucho más elevado, como son los que dependen del entorno, factores socio-económicos y hábitos de conducta.

Ahora bien, a juicio de los autores, este cambio de paradigma requiere construir una organización mucho más matricial, tanto a nivel nacional como autonómico, poniendo como punto de partida "a integración entre Sanidad y Servicios Sociales. Del mismo modo, los expertos han aconsejado intervenir sobre las ineficiencias que se producen por cómo está organizado el sistema y la forma de gestionarlo.

En este sentido, el informe propone dotar de personalidad jurídica propia a las entidades públicas, dándoles la máxima autonomía de gestión; separar la "propiedad" y la "gestión" en dichas instituciones con órganos independientes de gobierno, y promover la participación de los profesionales en los distintos puestos de gestión.

Por otra parte, el consultor internacional sobre gestión en salud, exgestor de hospitales universitarios y aseguradoras públicas de salud en España y uno de los autores del informe, Francesc Moreu, ha abogado por considerar la participación de los pacientes como sujetos activos en la definición y gobernanza del modelo de salud y dotarles de una mayor participación en las decisiones que afectan a su salud.

Tal y como recoge el informe, desde esta perspectiva, se debería formalizar la participación de los pacientes en la definición de las prioridades en salud como ciudadanos/contribuyentes; en los órganos de gobierno de las instituciones, y en la definición y mejora de los procesos por los que transitan como pacientes/usuarios del sistema.

SECTOR SALUD: MOTOR ECONÓMICO

El sector salud en España representa el 12 por ciento del PIB, emplea a más de 2,7 millones de trabajadores y lidera la inversión en I+D, por lo que a entender de los expertos es necesario reconocer su importancia desde el punto de vista económico, como un motor de creación de empleo e innovación, apuntan los expertos.

En este sentido, el documento propone una serie de estrategias para potenciar esta realidad, como apostar por los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), como una figura para desarrollar ideas innovadoras generadoras de riqueza y que reviertan en la salud de la población.

También destaca la conveniencia de desarrollar una política industrial en favor de la producción de tecnologías sanitarias, centrada en el emprendimiento, la innovación, la inversión y la aceleración de start-ups; y pide identificar las necesidades de talento humano, facilitando la creación/especialización de perfiles profesionales, y considera fundamental el desarrollo de 'clusters' empresariales innovadores alrededor de las ciencias de la vida.

"Necesitamos ser capaces de innovar, de tener fabricación avanzada y de crear clusters punteros generadores de riqueza. Debemos volver a la idea de fortalecer la política industrial y enfocarnos en generar conocimiento en salud que luego podamos exportar y generar patentes. Además, se debe potenciar la colaboración público-privada para conseguir la implementación de estos clusters, manteniendo regulaciones estables que permitan llegar a acuerdos a largo plazo", ha dicho Ribera.

Finalmente, en el documento se avisa de, en comparación con los países del entorno, la aportación pública a la sanidad en España está por debajo respecto a la media europea. De hecho, según los expertos, haría falta un incremento de la inversión entre un 1 por ciento y un 1,5 por ciento del PIB. Además, el texto identifica carencias en la financiación de la dependencia y la necesidad de un modelo de financiación menos dependiente del ciclo económico.

Contador