La Fundación QUAES se marca con objetivo en 2020 concienciar a los niños para hacer deporte de forma segura

Publicado 14/02/2020 14:17:43CET
César Nombela, presidente Fundación QUAES; premiados IV edición Becas Fundación QUAES; Ana Barceló Chico, Consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Fernando García-Vaquero Pradal, Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponib
César Nombela, presidente Fundación QUAES; premiados IV edición Becas Fundación QUAES; Ana Barceló Chico, Consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Fernando García-Vaquero Pradal, Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponib - FUNDACIÓN QUAES

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Fundación QUAES se marca con objetivo en 2020 concienciar a los niños para hacer deporte de forma segura y despertar la pasión por la ciencia entre los más pequeños, para lo cual va a poner en marcha las iniciativas 'Cardiopredict' y la 'Escuela de Verano QUAES-UPV'.

'Cardiopredict' es un programa pionero en España para prevenir la muerte súbita en los adolescentes, cuyas cifras hablan por sí solas: más de medio millar de revisiones médicas gratuitas realizadas y una veintena de anomalías cardíacas diagnosticadas.

"En los últimos dos años hemos detectado en adolescentes anomalías cardíacas que podrían haber desembocado en casos de muerte súbita, por lo que podemos decir que Cardiopredict ha salvado vidas", ha dicho el director científico e impulsor del programa, Jordi Trias de Bes, quien ha valorado su evolución desde los inicios: más de 2.700 escolares ya han asistido a charlas formativas, pero sólo el 18 por ciento ha recibido la autorización de sus padres para pasar una revisión médica gratuita.

"Aún es una cifra contenida, que estamos seguros de que aumentará a medida que crezca la sensibilización sobre este fenómeno. Tenemos que trabajar para enviar el mensaje de que los episodios de muerte súbita en deportistas de élite, aunque generan un enorme impacto social, son una minoría comparada con la gran cantidad de niños y niñas anónimos que corren en el patio del colegio o que practican su deporte favorito. Hay que seguir trabajando con los centros escolares, clubes deportivos y pediatras", ha dicho el experto.

Del mismo modo se ha pronunciado la coordinadora de Cardiopredict y cardióloga y directora médica de Ascires Grupo Biomédico, Alicia Maceira, quien ha comentado que a pequeña escala había experiencias anteriores, pero "nunca se había abordado un programa de prevención de la muerte súbita con este tamaño de muestra y un flujo de trabajo tan definido", que unifica la labor de cardiología, enfermería y optimización de datos para seguir avanzando en la investigación de las cardiopatías que desencadenan la muerte súbita.

"Otro punto fundamental de esta iniciativa es su vertiente educativa, ya que damos formación en centros escolares y equipos deportivos para trasmitirles una idea básica: el deporte es bueno, pero tenemos que saber si contamos con una cardiopatía para practicarlo de forma segura", ha enfatizado la experta.

Tras dos años desde su puesta en marcha, 'Cardiopredict' ya ha extendido su presencia a las provincias de Valencia, Barcelona y Madrid y, recientemente, Castellón. En total, más de 500 centros escolares y 175 clubes deportivos ya han participado en este programa, que ha revisado la salud cardiovascular de adolescentes de entre 14 y 16 años, que practican deportes como fútbol, rugby o baloncesto, así como disciplinas menos habituales como la gimnasia artística, el patinaje o el beisbol.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA, AL ALCANCE DE LOS MÁS PEQUEÑOS

Por otra parte, Fundación QUAES también ha mostrado su principal apuesta para despertar la curiosidad científica de los más pequeños, gracias a la creación de la 'Escuela de Verano QUAES-UPV', en estrecha colaboración con la Cátedra Fundación QUAES en la Universitat Politècnica de Valencia.

Un campus que busca llevar la pasión por la ciencia y la tecnología a niños y niñas de 9 a 13 años, a través de actividades que les permiten familiarizarse con conceptos como las formas de energía, los campos electromagnéticos o la genética.

"Despertamos la curiosidad de los niños a través de experimentos interactivos, en los que pueden aprender tocando y descubrir por sí mismos cómo funcionan muchas cosas de su entorno. Por ejemplo, hacemos que los niños y niñas vean en la oscuridad en una habitación de la que tienen que salir, a modo de escape room, usando cámaras de termografía infrarroja. También los acompañamos a interactuar con un equipo de resonancia magnética, con el que pueden ver el interior de frutas y verduras sin abrirlas, igual que los médicos observan estructuras del cuerpo humano de forma no invasiva", ha zanjado el director de la Cátedra Fundación QUAES-UPV, David Moratal.

Contador