Publicado 16/11/2021 14:36CET

Fundación IDIS apela a la utilización de los recursos privados y sanitarios para alcanzar la equidad

Marta Villanueva Fernández, directora general de la Fundación IDIS; Julián García Vargas, exministro de Sanidad, Consumo y Defensa e Ignacio Riesgo, consultor independiente y asesor de empresas.
Marta Villanueva Fernández, directora general de la Fundación IDIS; Julián García Vargas, exministro de Sanidad, Consumo y Defensa e Ignacio Riesgo, consultor independiente y asesor de empresas. - FUNDACIÓN IDIS

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Fundación IDIS ha celebrado este martes una nueva edición de 'IDIálogoS', donde se ha abordado la necesidad de utilizar todos los recursos del sector sanitario privado y público, para beneficiar a los usuarios, y así poder lograr la equidad.

Sin embargo, el presidente de Fundación IDIS, Juan Abarca, ha matizado que para lograr la equidad se debe contar con una financiación adecuada. "Es necesario que el sistema sanitario esté financiado de forma adecuada", ha comentado antes de calificar de "acierto" el proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE).

No obstante, ha matizado que la financiación "puede caer en saco roto" si no se reparte de forma equitativa y sin una gestión eficiente. "Sabemos que las previsiones de gasto del gobierno de 6,2 por ciento de financiación pueden resultar insuficientes, teniendo en cuenta el aumento de la complejidad y de los gastos. Por lo tanto, entendemos que tanto para financiar eso como el tema sociosanitario, que entendemos que no debería existir solución de continuidad, pues hace falta bastante más", ha subrayado.

En relación con la pandemia, Abarca ha reconocido que el sistema sanitario "se ha hecho trizas", algo que, a su juicio, se puede evidenciar en las listas de espera de una Atención Primaria "muy mermada", por lo que ha mantenido que se debería evolucionar hacia un modelo sanitario con una mayor colaboración entre el sector privado y público.

"Tendríamos que evolucionar hacia un modelo sanitario que no solo hable de colaboración público - privada para conciertos sino para algo tan simple como para que exista continuidad asistencial entre la asistencia pública y la privada o viceversa, con el consentimiento expreso del paciente pero para aprovechar todos los recursos y así evitar ineficiencias y duplicidades", ha explicado.

Posteriormente, se ha celebrado un debate que ha reunido a Marta Villanueva Fernández, directora general de la Fundación IDIS; Ignacio Riesgo, consultor independiente y asesor de empresas y Julián García Vargas, exministro de Sanidad, Consumo y Defensa.

El primero en intervenir ha sido Julián García, quien ha sostenido que "la universalidad es una condición necesaria pero no es suficiente para garantizar la equidad", algo que en su opinión es "imposible" debido a circunstancias sociales que lo imposibilitan.

"Es un objetivo inalcanzable porque las circunstancias sociales son diferentes entre las personas, no todo el mundo puede tener acceso a todos los servicios en cualquier circunstancia, en cualquier sitio, hay tecnología compleja que solo pueden estar localizadas en ciertos lugares. La financiación no puede ser igual porque la gestión descentralizada de los servicios hace que dependiendo de donde vivas, tengas un gasto per cápita garantizado sanitario distinto", ha expuesto.

¿LA UNIVERSALIDAD GARANTIZA LA EQUIDAD?

En este sentido, Ignacio Riesgo ha coincidido al declarar que la universalidad no garantiza la equidad y ha puesto de ejemplo algunos países europeos que "desde hace mucho cuentan con sistemas universales y no han conseguido ni la igualdad ni la equidad en salud". Al respecto, ha asegurado que una necesidad del sistema sanitario español es contar con un Observatorio de la Equidad.

Por último, el ex ministro ha considerado esencial mejorar la educación, las condiciones de vivienda y los niveles de renta para alcanzar la equidad "porque son condicionantes de las enfermedades y de las curaciones". Asimismo, ha afirmado que los tiempos de espera y los diagnósticos "son la fuente de desigualdad más grande que existe".

"La gestión directa es en sí misma una fuente de desigualdad e inequidad", ha aseverado el ex ministro de Sanidad ya que considera que "supone rigidez, desinterés por medir y comparar y una gestión muy negativa de recursos humanos donde no existen mecanismos para premiar y reconocer a los profesionales y servicios que mejor lo hacen" y únicamente esto se corrige "por la diligencia de los profesionales".

Contador