Un estudio en monos muestra los mecanismos que convertían en letal al virus de la gripe de 1918

Actualizado 18/01/2007 17:29:29 CET

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá y la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos) muestran, en un estudio realizado en monos y publicado esta semana en 'Nature', los mecanismos que convertían al virus de la gripe de 1918 en letal. La pandemia originada por este virus en 1918 llevó a la muerte a 50 millones de personas. El conocimiento de sus mecanismos de actuación podría ayudar a los investigadores a comprender cómo evitar una respuesta de tal gravedad en virus como el H5N1 de la gripe aviar.

Los investigadores han descubierto que el virus de la gripe de 1918 desencadenaba una respuesta del sistema inmune que alteraba la respuesta típica del organismo frente a la infección viral y promovía un ataque del sistema inmune a los pulmones. Al atacar las células inmunes el sistema respiratorio, los pulmones se llenaban de líquido y las víctimas terminaban muriendo de asfixia.

Los investigadores han descubierto los mecanismos que contribuían a la letalidad del virus utilizando la genómica funcional, un método que analiza el funcionamiento de los genes y sus interacciones. En el estudio utilizaron el virus de la gripe de 1918 gracias a su reconstrucción mediante el uso de genes obtenidos de tejidos de víctimas de la gran epidemia en un proceso de genética inversa que permitió a los científicos crear virus completamente funcionales.

Los autores del estudio infectaron siete primates con la reconstrucción del virus de 1918. Los signos clínicos de la enfermedad aparecieron a las 24 horas de la infección y en los ocho días siguientes fue necesario someter a eutanasia a los animales. El rápido proceso de la enfermedad imitaba la rapidez con la que evolucionaba la enfermedad en víctimas humanas en 1918.

La respuesta inmune excesiva es característica de las complicaciones letales de la gripe aviar H5N1, la cepa de la gripe aviar presente en Asia y que ha dado lugar a la muerte de cerca de 150 personas pero que aún no posee capacidad para extenderse de forma fácil entre las personas.

Según Yoshihiro Kawaoka, autor principal de la investigación y en la actualidad en la Universidad de Wisconsin-Madison, "lo observado en los monos infectados con el virus de 1918 es lo mismo que lo visto en los virus H5N1". El investigador sugiere que la capacidad para modular la respuesta inmune podría ser una característica compartida de los virus de la gripe más peligrosos.

Según Michael G. Katze, responsable del apartado de la genómica funcional en la investigación, "el estudio en macacos, junto con los análisis anteriores que mostraban que la respuesta del anfitrión en ratones infectados con el virus, sugiere que la respuesta inmune del anfitrión se encuentra fuera de control en los animales infectados con el virus". El análisis mostró posibles mecanismos de virulencia que podrían ayudar al desarrollo de nuevos métodos antivirales tanto para adelantarse al virus como moderar la respuesta inmune del anfitrión, indica Katze.

Un conocimiento en profundidad de los mecanismos por los que actuaba el virus de la gripe de 1918 podría ayudar a los investigadores a comprender cómo evitar que el virus cause una respuesta de tal gravedad.