Actualizado 13/01/2010 19:02 CET

Estudian el uso de antihipertensivos para reducir el riesgo de Alzheimer

LONDRES, 13 Ene. (Reuters/EP) -

Las medicinas que suelen usarse para tratar la hipertensión y enfermedades cardíacas podrían disminuir el riesgo a desarrollar Alzheimer y demencia, según indican científicos de Estados Unidos.

El estudio, publicado en la última edición del 'British Medical Journal' y dirigido por Benjamin Wolozin de la Escuela de Medicina de la Boston University, observó la incidencia de demencia en 800.000 pacientes estadounidenses --en su mayoría varones, con alguna enfermedad cardiaca y 65 años o más-- entre el 2002 y el 2006.

Así, la investigación muestra que las personas que toman cierto tipo de medicamentos antihipertensivos, conocidos como bloqueadores de los receptores de la angiotensina (ARB, por sus siglas en inglés), eran mucho menos propensas a desarrollar enfermedades debilitantes del cerebro.

El ensayo comparó los resultados del grupo que estaba consumiendo ARB; con otro que consumía un tipo diferente de antihipertensivo, un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA, por sus siglas en inglés); y un tercero que tomaba otro medicamento para tratar enfermedades cardiacas.

Además, el equipo de investigadores halló que los ARB tienen un efecto adicional cuando se los combina con los inhibidores de la ECA en pacientes que ya padecían Alzheimer o demencia. Al parecer, los resultados del estudio demuestran que las personas que recibían ambas medicinas eran menos propensas a morir prematuramente o a ingresar a geriátricos.

Tras conocerse estos resultados, los investigadores Colleen Maxwell y David Hogan, expertos en medicina geriátrica de la Universidad de Calgary en Canadá, afirmaron que "las consecuencias en salud pública de hallar una forma efectiva de prevenir la demencia son inmensas". No obstante, advirtieron de que son necesarios nuevos estudios para verificar si estos medicamentos, en particular los ARB, podrían servir para reducir el riesgo de sufrir demencia o Alzheimer.

La entidad 'Alzheimer's Disease International' prevé que el número de pacientes con demencia a nivel global casi se duplicará cada 20 años, hasta llegar a 66 millones de casos en el 2030 y más de 115 millones en el 2050.

Además, se estima que actualmente demencia afecta a unos 35 millones de personas en todo el mundo y la cantidad de casos, así como su impacto en las políticas sanitarias y los costos sociales y económicos de su atención, crecerán gradualmente a medida que la población envejezca.

La hipertensión es un factor de riesgo conocido de la demencia vascular, en la cual la función cerebral se ve dañada por una serie de pequeños accidentes cerebrovasculares.