Los escapes de orina diurnos en niños pueden ser síntomas que escondan enfermedades urinarias importantes, según experto

Actualizado 19/04/2013 20:21:07 CET
EUROPA PRESS/AAU

MÁLAGA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los escapes de orina diurnos en niños pueden ser síntomas que escondan enfermedades urinarias importantes, "como disfunciones vesicales y falta de coordinación entre vejiga y esfínter", lo que, a su vez, "favorece la aparición de infecciones urinarias y el deterioro de los riñones", según ha advertido este viernes el urólogo Carlos Miguélez, coordinador del 'XII Curso de Urología Pediátrica Rafael Gosálbez' que organiza la Asociación Andaluza de Urología (AAU) en Torremolinos (Málaga).

Según este experto, los pequeños que tienen escapes de orina o urgencia miccional durante el día, lo que se conoce como enuresis especiales o 'síndrome enurético', requieren de un estudio y un tratamiento "muy especializado por urólogos infantiles porque pueden ser síntomas de enfermedades mucho más importantes", por lo que recomienda que, "si a partir de los cinco años observan que su hijo presenta este problema, se consulte con el experto".

En cuanto a la enuresis típica, es decir, los problemas para contener la orina mientras se duerme, normalmente durante la noche, ha indicado que afecta por lo general al 15 por ciento de la población infantil a partir de los cinco años, un porcentaje que disminuye al 10 por ciento a partir de los diez años y al 1 por ciento en la adolescencia y la edad adulta.

"Aunque los tratamientos han mejorado sensiblemente en los últimos años, el problema se cura de forma espontánea con el paso del tiempo, aunque un tratamiento multidisciplinar ayuda a que la respuesta y la solución lleguen antes", ha agregado este experto, que ha recordado que la enuresis es una de las principales patologías que en urología afectan al niño y es muy prevalente.

Esto ocurre porque cuando la vejiga está llena el cerebro no capta ésa señal de que necesita vaciarse y el niño no se despierta, comenta el urólogo. "A este factor principal puede unirse además el hecho de que esa vejiga esté excesivamente llena porque la persona tenga una mayor producción de orina durante la noche que el resto de los niños. Es decir, que la vejiga además de no avisar al cerebro o el cerebro no captarlo, puede que reciba mucha más cantidad de orina de la normal", ha proseguido.

Con todo, ha incidido en que hasta los cinco años se considera simplemente un retraso en la maduración, si bien ha insistido en que a partir de esta edad hay que tratarlo. El tratamiento más efectivo es el multidisciplinar: con fármacos (desmopresina), aparatos de alarma nocturna que ayudan a despertar, y, tratamientos psico-conductuales que facilitan la maduración de la respuesta.

Las infecciones urinarias y el reflujo son otras patologías importantes que afectan al niño. La infección urinaria es muy frecuente tanto en niños como en niñas y en un 40 por ciento de los casos se concluye que ésta está asociada al reflujo, que no es otra cosa que es el paso de la orina hacia atrás, es decir, de vejiga hacia los riñones, en lugar de vejiga hacia fuera.

Ése reflujo está muy relacionado además con la infección de orina, con el daño renal y con la insuficiencia renal en el adulto. El reflujo suele detectarse al estudiar una infección de orina en un niño o cuando es muy precoz o muy grande también se puede sospechar intraútero, por la dilatación de los riñones fetales. "Es una de las patologías más frecuentes que existen en este campo. Hay cinco grados de reflujo y cuánto menor es el grado más fácil es que se cure espontáneamente", añade.

Según este especialista, "a partir del grado cuatro o grado cinco es mucho más difícil que se cure espontáneamente y precisan normalmente tratamiento quirúrgico con una cirugía mínimamente invasiva por vía endoscópica. Poco invasiva y con muy buenos resultados, prácticamente ambulatoria", comenta.

Las patologías de genitales, como las malformaciones, o la hipospadia, también muy frecuentes, son otros de los problemas que presentan los niños y que se están abordando en este 'XII Curso de Urología Pediátrica Rafael Gosálbez'.