Publicado 26/10/2020 12:48CET

El ECDC propone priorizar la vacuna del Covid-19 en las regiones con más incidencia y la población vulnerable

Vacuna del COVID-19, coronavirus
Vacuna del COVID-19, coronavirus - HERRAEZ/GETTY - Archivo

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha publicado un informe con recomendaciones de vacunación del Covid-19 en la Unión Europea en el que aconseja priorizar la vacuna, una vez esté disponible, en las regiones con más incidencia y a la población más vulnerable.

El organismo recuerda que para la implementación de la futura vacuna sea "exitosa" se necesita contar con un sólido sistema de vigilancia de la enfermedad; con estudios de postcomercialización sobre eficacia e impacto de la vacuna; con un monitoreo pasivo y activo de los efectos secundarios tras la vacunación; con informes con datos sólidos sobre la cobertura vacunal; así como con marcos legales y regulatorios para el despliegue de las vacunas.

Asimismo, el ECDC destaca la importancia de que los países cuenten con una infraestructura adecuada de gestión de la cadena de suministro de las vacunas; realicen un seguimiento de la aceptabilidad de las mismas por parte de sus sociedades; realicen planes de comunicación; y garanticen un acceso ético y equitativo a la vacunación.

"Estos componentes son los que generalmente se adoptan cuando una nueva vacuna está disponible en el mercado y se integran en los calendarios nacionales de vacunación. La Covid-19, causada por el virus SARS-CoV-2, es una enfermedad nueva y aún no hay vacuna disponible para ella, lo que plantea grandes desafíos para el desarrollo temprano de estrategias nacionales de vacunación", destaca el organismo en el trabajo.

En este sentido, ha reconocido la "falta de certeza y conocimiento" que hay sobre las características que podrían tener las futuras vacunas contra el Covid-19, así como las "lagunas" que sigue habiendo en el conocimiento científicos del virus y de la enfermedad que causa. Por ello, el ECDC ha abogado porque los planes y estrategias de vacunación se adapten a medida que se disponga de más información.

"Una vez que las vacunas contra el Covid-19 estén disponibles, es probable que su suministro sea limitado, al menos inicialmente. La capacidad de suministro, tanto inicialmente como a lo largo del tiempo, determinará el uso de la vacuna y la priorización de la entrega", ha señalado el organismo.

La implementación deberá ajustarse en consecuencia para optimizar rápidamente la asignación de vacunas y garantizar la disponibilidad de vacunas para quienes más las necesitan. Los siguientes enfoques no mutuamente excluyentes para el despliegue de vacunas se pueden considerar al diseñar estrategias de vacunación, teniendo en cuenta los diferentes niveles de suministro de vacunas y las etapas de la pandemia: centrarse en grupos seleccionados; vacunación de acuerdo con los estratos de edad; dirigirse a grupos con un mayor riesgo de exposición y transmisión posterior del SARS-CoV-2; priorizar las regiones geográficas con alta incidencia de COVID-19; desplegar la vacuna para controlar los brotes activos; realizar enfoques adaptativos para ser modulados según las circunstancias; la realización de una estrategia de vacunación universal.

"Dada la escasez inicial prevista, los países deberán identificar grupos prioritarios para la vacunación, si bien una caracterización más amplia de estos grupos necesitará categorizarlos más en diferentes niveles de prioridad. La identificación de los grupos prioritarios y de los niveles dentro de ellos dependerá de varios factores, incluida la epidemiología de la enfermedad en el momento del despliegue de la vacuna, la evidencia de riesgo de enfermedad grave y de exposición al Covid-19, la preservación de servicios sociales y principios de equidad, entre otros", ha zanjado el ECDC.