Publicado 18/03/2022 16:46

El ECDC insta a los países a vacunar contra la COVID-19 a los refugiados ucranianos

Dos mujeres ucranianas se abrazan a su llegada al Centro de Recepción, Atención y Derivación de acogida de desplazados de Ucrania, a 18 de marzo de 2022, en Pozuelo de Alarcón, Madrid (España).
Dos mujeres ucranianas se abrazan a su llegada al Centro de Recepción, Atención y Derivación de acogida de desplazados de Ucrania, a 18 de marzo de 2022, en Pozuelo de Alarcón, Madrid (España). - Ricardo Rubio - Europa Press

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro Europeo para la Prevención y el Centro de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha instado a ofrecer la vacuna contra la COVID-19 a todos los refugiados ucranianos que llegan a los países europeos.

"En ausencia de pruebas de vacunación previa, se debe ofrecer a los niños y adultos elegibles un curso de vacunación primaria contra la COVID-19, así como una dosis de refuerzo. Sin embargo, debe darse prioridad a los ancianos, las mujeres embarazadas, las personas inmunodeprimidas y los individuos con enfermedades subyacentes con mayor riesgo de enfermedad grave", explican en un documento publicado este viernes.

El informe se centra en la necesidad de prevenir y controlar las infecciones en los centros de acogida temporal, en el contexto del gran número de personas que están huyendo actualmente de Ucrania. Al respecto, recuerdan que este tipo de centros "representan un mayor riesgo de brotes de COVID-19 y otras enfermedades infecciosas".

"Los factores que contribuyen a aumentar el riesgo de brotes de COVID-19 son la baja cobertura de vacunación, el acceso limitado a la atención sanitaria, incluidas las pruebas, y el hacinamiento. En la medida de lo posible, la aplicación de medidas de distanciamiento y de prevención y control de la infección en lugares cerrados debería seguir las recomendaciones generales de distanciamiento para evitar la propagación del SARS-CoV-2", resalta el organismo europeo.

Sobre la vacunación, el ECDC señala que debe proporcionarse un registro físico o digital tras recibir la vacuna, incluyendo una prueba para aquellos que están inmunizados para futuras referencias, lo que "es particularmente importante para aquellos en tránsito a otro país".

Igualmente, para reducir el riesgo de introducir casos de COVID-19 en los centros de recepción, señalan la posibilidad de realizar pruebas a todas las personas desplazadas a su llegada. "Si es factible, deberían habilitarse espacios separados para los casos positivos. Si las capacidades de análisis son limitadas, se debe dar prioridad a los análisis de aquellos que presenten síntomas compatibles con el COVID-19", detallan.

Si no hay capacidad para realizar pruebas, el ECDC apunta que los que presenten síntomas compatibles con la COVID-19 "deben ser clasificados y tratados como posibles casos, con los cuidados de apoyo adecuados". "Los procedimientos para el manejo de los casos confirmados de COVID-19 deben ser planificados y acordados colectivamente por las autoridades de salud pública del país anfitrión, las autoridades sanitarias locales y los representantes de las comunidades", esgrimen al respecto.

De la misma forma, reclaman proporcionar a los desplazados primeros auxilios psicológicos, con especial atención a los niños. "Atender estas necesidades subyacentes mejorará el éxito de los esfuerzos de prevención y control de la COVID-19", remachan.

Por último, y con el objetivo de mejorar la comprensión y el cumplimiento de las medidas de prevención y control de la infección y promover la vacunación, proponen disponer de señalización multilingüe (información/infografía con pictogramas) en los centros de recepción de refugiados.