Publicado 08/07/2021 15:02CET

El ECDC cree que cerrar las escuelas debe ser el "último recurso" para controlar los contagios de COVID-19

Archivo - Alumnos con mascarilla en una escuela de Alemania
Archivo - Alumnos con mascarilla en una escuela de Alemania - Andreas Arnold/dpa - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha publicado un nuevo informe en el que establece que cerrar las escuelas debe ser el "último recurso" para controlar los contagios de COVID-19.

"Este informe subraya que la decisión de cerrar las escuelas debe utilizarse como último recurso para controlar la propagación del COVID-19", ha comentado al respecto la directora del ECDC, Andrea Ammon.

El ECDC concluye que los niños de todas las edades son susceptibles y pueden transmitir la COVID-19, pero que los casos en niños más pequeños "parecen conducir a la transmisión posterior con menos frecuencia que los casos en niños mayores y adultos". "Los niños de entre 1 y 18 años tienen tasas de hospitalización, de enfermedad grave que requiere cuidados hospitalarios intensivos y de muerte mucho más bajas que todos los demás grupos de edad", explican.

Aunque reconocen que el cierre de las escuelas "podría contribuir a reducir la transmisión del COVID-19 como medida de último recurso", recuerdan que los cierres por sí solos "son insuficientes para prevenir la transmisión en la comunidad en ausencia de otras intervenciones no farmacéuticas y de la ampliación de la cobertura de vacunación".

En este contexto, y "dado el probable riesgo continuo de transmisión entre los niños no vacunados", consideran "imperativo" que haya "un alto nivel de preparación en el sistema educativo para el año escolar 2021/2022".

"Es probable que los beneficios de mantener las escuelas abiertas sean mayores que los del cierre, ya que las interrupciones tendrían un impacto negativo en los niños desde el punto de vista físico, mental y educativo. No obstante, es esencial que se establezcan estrategias claras de análisis y que se dirijan a la realización de pruebas oportunas de los casos sintomáticos, para garantizar la detección y el aislamiento de los casos, y el rastreo y la cuarentena de sus contactos. Además, las intervenciones no farmacéuticas en los entornos escolares seguirán siendo esenciales para prevenir la propagación del virus en las escuelas", apunta Ammon.

Contador