Demuestran la utilidad de la sangre del cordón umbilical propio para tratar la leucemia infantil

Actualizado 11/01/2007 20:30:07 CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un equipo multidisciplinar de investigadores y clínicos estadounidenses y alemanes ha logrado, por primera vez, demostrar la utilidad del trasplante propio de células de cordón umbilical en el tratamiento de la leucemia infantil, según un estudio que publica la edición de enero de 'Pediatrics', la revista oficial de la Academia Americana de Pediatría. Hasta el momento no existían evidencias científicas sobre la aplicación de esta técnica como terapia para la leucemia pediátrica.

La técnica ha sido aplicada a una niña de 3 años a la que le fue diagnosticada, en el año 2003, una leucemia linfoblástica aguda, el cáncer más común entre la población infantil. Tras el primer tratamiento con quimioterapia la paciente experimentó una rápida remisión de la enfermedad. Sin embargo, 10 meses después el cáncer reapareció y se había extendido a los huesos de la columna, lo que reveló al equipo médico que el tipo de leucemia que sufría la paciente era especialmente agresivo.

Fue entonces cuando se le administró quimioterapia mieloablativa y radioterapia, seguida de un trasplante de células madre de su propio cordón umbilical, que había sido conservado en un banco de Estados Unidos desde su nacimiento en 1999. Previamente, los médicos analizaron la sangre del cordón umbilical para comprobar que estaba libre de células cancerígenas. En la actualidad, la niña tiene 6 años y ha experimentado una remisión completa de la enfermedad, que se mantiene 24 meses después del tratamiento.

El doctor Jaime Pérez de Oteyza, de la Unidad de Trasplante de Médula Ósea del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, destacó la trascendencia de este hallazgo, ya que "por primera vez se pone de manifiesto que el trasplante autólogo de células madre de cordón umbilical sirve para tratar la leucemia en pacientes con edad pediátrica".

Para el doctor Pérez de Oteyza, otro de los hallazgos de este estudio es el hecho de que no se encontraran células cancerígenas en la sangre del cordón umbilical de la paciente, ya que algunos investigadores sostienen que en el caso de los niños afectados por leucemia las células de cordón umbilical podrían estar infectadas en el momento del nacimiento.